«La maternidad de Elna», por Mario Escobar

HarperCollins

La Maternidad situada en el Château d’en Bardou, desempeñó un gran labor solidaria durante la II Guerra Mundial gracias al esfuerzo de la enfermera suiza Elisabeth Eidenbez y la colaboración del Service Civil International de Suiza.

Su primordial misión fue la de albergar y cuidar a mujeres embarazadas españolas, judías o gitanas, muchas de ellas con niños pequeños, que se encontraban internadas en los campos de concentración del sureste de Francia. Fundada en 1939, la maternidad se instaló en un palacete semiabandonado a las afueras de Elne. La Cruz Roja Internacional fue su principal suministradora de alimentos, medicinas y biberones. La maternidad tenía unas 50 camas y cada habitación estaba identificada con el nombre de una ciudad española, francesa o suiza.

La maternidad de Elna es una novela fascinante sobre la historia real acontecida en este recinto. Desde diciembre de 1939 en que nació el primer bebé, se produjeron una media de 20 partos mensuales atendidos por enfermeras voluntarias, enviadas por la escuela de enfermería suiza.Del total de nacimientos, cerca de 400 correspondieron a niños cuyas madres eran mujeres refugiadas de la Guerra Civil española que se encontraban internadas en campos de concentración del sureste de Francia. También hizo lo propio con 200 hijos de mujeres judías perseguidas por el nazismo, durante la segunda Guerra Mundial. Fue cerrado por la Gestapo en1944, tras haber ayudado a nacer a 597 bebés.