Al compás del danzón, pacientes controlan la diabetes y protegen su corazón

Elegante, cadencioso y seductor, el danzón además de alegrar el alma y la vida de quienes se dejan cautivar por su compás, es una actividad física que, como los demás tipos de baile, puede ayudar a los pacientes con diabetes a mejorar los niveles de azúcar en la sangre y mantener saludable el ritmo de su corazón, entre otros beneficios físicos y mentales.

En el marco de Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre), la Federación Mexicana de Diabetes A.C., en conjunto con la Alianza Boehringer Ingelheim–Lilly, a través de la iniciativa denominada “Un Danzón por la Diabetes”, compartieron pista y entusiasmo con pacientes, familiares y público en general, para disfrutar de una clase de danzón y hacer conciencia sobre la importancia de prevenir, diagnosticar y controlar eficazmente la diabetes y sus complicaciones, a través de acciones sencillas como la actividad física, una alimentación saludable y el seguimiento médico.

“De acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes uno de cada 10 adultos de todo el mundo vive actualmente con diabetes, es decir, 537 millones de personas y se estima que para el año 2030 la cifra ascienda a 643 millones de personas con esta condición de salud. Y en México más de 14 millones de personas adultas padecen diabetes, condición que, sin un control adecuado, puede conducir a serias complicaciones en corazón, riñones, sistema nervioso como la neuropatía y el pie diabético e, incluso, daño en la visión y ceguera”, expresó Gisela Ayala, directora ejecutiva de la Federación Mexicana de Diabetes.

“Además de la visita regular al médico, hoy sabemos que el autocuidado es pieza fundamental para que los pacientes con diabetes puedan tener una adecuada calidad de vida, de ahí la gran importancia de brindarles herramientas educativas que les permitan comprender su condición y ejercer el cuidado diario para mantenerse saludables y reducir complicaciones”, enfatizó.

En ese sentido, la práctica cotidiana de una actividad física como bailar danzón, nadar, andar en bicicleta o caminar, ofrece beneficios para el control de la diabetes, entre los que destacan la reducción de niveles de glucosa en sangre, mayor capacidad para absorber la insulina, control de la presión arterial, disminución de los niveles de colesterol y el mejoramiento de la función cardiaca.

Una sesión de danzón, de al menos 30 minutos durante cinco días a la semana, también contribuye a preservar la memoria, disminuir el riesgo de demencia senil, fortalecer huesos y músculos, aumentar la capacidad pulmonar, mantener un peso saludable, reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo, de acuerdo con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM).[x]

La Federación Internacional de Diabetes señala que, junto con la actividad física, la adopción de hábitos alimenticios saludables, acciones de autocontrol de la glucosa y el acceso a un seguimiento médico son ejes fundamentales para un óptimo control de la diabetes y la prevención o retraso en la aparición de complicaciones[xi].

Para procurar una buena calidad de vida cuando se tiene diabetes, la alimentación juega un papel fundamental para brindar los nutrientes necesarios, y al mismo tiempo, mantener bajo control los niveles de glucosa en sangre. Un buen plan alimenticio debe ser personalizado y considerar metas, gustos, estilo de vida, así como los medicamentos que tome cada paciente[xii].

De acuerdo con Mónica Hurtado, Gerente Académica de la FMD y Educadora en Diabetes, una buena alimentación debe incluir las siguientes características: que sea suficiente para cubrir las necesidades nutrimentales; completa, que integre todos los grupos de alimentos (frutas, verduras, cereales, leguminosas y productos de origen animal); adecuada a las características de cada persona (edad, género, condición de salud, etc.) y equilibrada en el consumo de las porciones indicadas.

La atención a la diabetes también conlleva el cuidado del corazón, ya que los altos niveles de glucosa en sangre podrían promover el desarrollo de complicaciones cardiovasculares, principal causa de mortalidad en nuestro país.

El Dr. Miguel Ángel Leyte Altamirano, Medical Scientific Liaison en Diabetes de Boehringer Ingelheim México, agregó que.

“la enfermedad cardiaca por diabetes (miocardiopatía diabética) tiene una prevalencia de hasta 70% en los pacientes, ocasionando incapacidad para metabolizar los lípidos y, en consecuencia, su acumulación en las arterias, lo que puede desencadenar el crecimiento del músculo cardiaco o un infarto, y con ello condiciones como insuficiencia cardiaca, entre otras alteraciones cardiometabólicas”.

“Para que tengamos un corazón saludable por muchos años, es muy importante que junto con la dieta y el ejercicio, todos los pacientes monitoricen sus niveles de glucosa en sangre, tomen sus medicamentos de acuerdo con la prescripción médica, controlen enfermedades asociadas como hipertensión arterial, dislipidemias y obesidad, y realicen anualmente chequeos generales de salud, con especial atención en la salud cardiovascular, medidas fundamentales para promover el bienestar del corazón”, aconsejó el especialista.

Luis Carlos Pérez, Director de Asuntos Corporativos para Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe, destacó que comprometidos con los pacientes en el Día Mundial de la Diabetes y empáticos con el lema de este año “Educar para proteger el futuro”, la alianza Boehringer Ingelheim – Lilly centra parte de sus esfuerzos en promover mayor acceso a la educación en diabetes para los profesionales de la salud y las personas que viven con esta condición, ofreciendo innovaciones terapéuticas que faciliten el control exitoso de la diabetes en todas sus etapas y contribuyan con la prevención de complicaciones cardiometabólicas.

La directora del Área Médica para Lilly Latinoamérica, la Dra. Nuria Marcos subrayó: “El propósito de Lilly es unir el cuidado con el descubrimiento para crear medicamentos que mejoren la vida de las personas. Hoy, tomando en cuenta las diferentes complicaciones que origina la diabetes, vamos más allá del propio desarrollo de tratamientos. Nuestro enfoque a mediano plazo será implementar un soporte integral al paciente que le permita comprender su enfermedad, a través de una atención médica personalizada, y no sólo mediante una intervención farmacológica. Lo anterior se complementa con el trabajo realizado bajo el marco de nuestra alianza con Boehringer Ingelheim”.

Los especialistas coincidieron en continuar sumando esfuerzos para concientizar a la población y a los pacientes de los riesgos de la diabetes y de cómo actividades sencillas como bailar un buen danzón, comer saludable y apegarse al tratamiento médico, son acciones capaces de transformar positivamente el curso de esta condición. #DíaMundialDeLaDiabetes #EducarParaProteger #UnDanzonPorLaDiabetes