Ramírez Racing con buen balance al cierre de temporada

Se dio el cerrojazo a la campaña de la NASCAR México Series, que tuvo su última fecha en el óvalo del Autódromo Miguel E. Abed, donde el equipo Ramírez Racing, tuvo participación tanto en las Trucks como en los Stock.

Fue una temporada donde equipo Ramírez Racing, vivió toda una montaña rusa, visitó la gloría y también sufrió de problemas y contactos que lo relegó en algunas carreras, pero el balance fue a favor y la escuadra demostró con creces ser una de las más completas, siempre protagonista y contendiente a las victorias.

Para la fecha 12 y final, José Luis Ramírez tuvo una buena sesión de calificación, su tiempo lo colocó octavo y su estrategia era dejar el contingente mixto atrás, se recuerda que la NASCAR Mexico y la NASCAR Challenge comparten carrera, por lo que avanzar en los primeros giros y rebasar a los más lentos es primordial.

Dentro del primer stage, la competencia fue un verdadero circo romano, todos los participantes buscaban los primeros sitios y Ramírez pudo limitar los intentos de rebases, en algún momento se colocó dentro del top-5, pero un pequeño descuido lo arrojó a la P9, esto no desesperó al volante que sabiamente sabía que en las próximas curvas aprovecharía la escasa técnica de sus rivales.

Y tras concretar vuelta tras vueltas tiempos constantes y más rápido que los líderes hasta ese momento se pudo meter al top-5 al terminar el primer stage.

Por delante el horizonte se veía prometedor, mientras que sus contrincantes visiblemente hacían ajustes mayores, el auto #08 con la piel de Unior Tools y Prestoflam, están en óptimas condiciones.

Al momento del rearranque aprovechó su momentum y de inmediato se colocó top-3. Al frente protagonizó maniobras que puso de nervios a los asistentes que reconocieron con gritos las manos de los gladiadores del volante, pero desafortunadamente justo a 14 vueltas de que culminara la carrera y cuando marchaba segundo general, una ponchadura en su neumático delantero derecho le arruinó la carrera, obligándolo a entrar a pits, perdiendo una victoria segura en el cierre de temporada.

“El final fue muy desafortunado para nosotros, el auto estaba de maravilla y ya estábamos preparándonos para irnos a la punta, ya sabía en que momento y el lugar donde podría rebasar pero una ponchadura nos arruinó la carrera. Fue frustrante pero así son las carreras y hay que reponernos. En esta temporada aprendimos muchos más, fuimos grandes contendientes y logramos una victoria y varios podios, eso me llena de orgullo. El equipo es unido y trabajamos al máximo para dejar nuestros vehículos en las mejores condiciones, como ejemplo la carrera que tuvimos en la NASCAR y en las Trucks logramos un segundo lugar. Solo me queda agradecer a todos por el apoyo este año y prometemos regresar en 2023 con más fuerza y enjundia”, dijo José Luis Ramírez.

En la temporada Ramírez Racing obtuvo un segundo lugar en la carrera inaugural en el Óvalo de Chiapas; quedó tercero en San Luis Potosí; se subió a los más alto del podio en la primera visita del campeonato a Querétaro, y obtuvo varios top-5 en las pistas más demandaste del calendario.