El 57 % de mexicanos asumen pérdidas por el robo de su auto

En México la mayoría de los conductores no cuentan con un seguro de auto. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, AMIS, sólo uno de cada tres vehículos está asegurado. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó la recuperación del 44% de los vehículos asegurados en el último trimestre del 2022.

Contar con la protección de cualquier seguro tiene un impacto positivo en la economía, ya que, al invertir en un seguro, el usuario queda protegido ante una catástrofe financiera: robo, siniestro o sismo. De esta forma, se evita un endeudamiento, lo que le permite ahorrar y diversificar este ahorro a corto, mediano y largo plazo al generar un control de gastos lo que permite mantener un estilo de vida, e incluso mejorarlo.

El seguro de auto evita que se gaste mucho dinero al momento de un accidente vial, pues el costo de los daños corre por cuenta del seguro y sólo se aporta el deducible. Por lo que, ese capital que no se ocupó en la reparación del daño, se puede destinar a otras cosas como la adquisición de nuevos bienes o crear un negocio, o ahorrar para el futuro.

Las protecciones que tienen los seguros de automóviles dependen del tipo de cobertura que se haya contratado. Por ejemplo, la Cobertura de Responsabilidad Civil protege daños a terceros; la Cobertura Limitada ayuda a costear los daños de tu vehículo si es robado y el seguro ayuda a recuperarlo en caso necesario; y la Cobertura Amplia además de hacerse cargo de responsabilidad civil, protege de los daños materiales en caso de accidente o robo, e incluye gastos médicos para cada uno de los pasajeros, grúa, auxilio vial y ambulancia.

Es importante destacar que las aseguradoras cuentan con coberturas adicionales que se adaptan a las necesidades de cada conductor, por esta razón los expertos de Rastreator.mx recomiendan revisar las coberturas y comparar entre las aseguradoras, contemplar las formas de pago y analizar las ventajas que ofrecen, ya que pueden ser significativas para el asegurado.

Para muchas personas la tarea de conseguir una póliza no es fácil, pues existen demasiadas ofertas en el mercado. Y por otra parte, encontrar el mejor precio también resulta complicado, pues el costo de los seguros se ha incrementado considerablemente, en parte por la inflación, la inseguridad y el incremento de los siniestros.

Generalmente, la búsqueda del mejor seguro está relacionada con encontrar un seguro económico que brinde una cobertura total, porque una vez que se presenta el siniestro es cuando se reconoce la necesidad de contar con este servicio.

Para ello, se puede ingresar a www.rastreator.mx, de manera sencilla, rápida y gratuita. El comparador en línea muestra las ofertas adecuadas para los usuarios, de acuerdo con su perfil y les contacta de forma directa con las aseguradoras agilizando la comunicación con la compañía seleccionada. Al comparar distintas opciones en Rastreator se ahorra tiempo y dinero, pues en un sólo lugar se encuentran distintas opciones con los precios más competitivos.

Ventajas:

Se obtiene el mejor precio ahorrando hasta el 50% en el precio de tu seguro.

En un sólo lugar se comparan más de 10 aseguradoras.

Cotizar la compra desde cualquier punto, las 24 horas del día.

El contacto es directamente con la compañía de seguros sin tener que pasar por intermediarios para obtener tu póliza.

Asegurar el auto en menos de dos minutos comparando coberturas.

Y es que la misión principal de Rastreator es ahorrar tiempo y dinero así como ayudar a los usuarios a hacer una compra más inteligente e informada para adquirir su seguro de auto. Y también mejorar e impulsar la cultura del seguro y la seguridad vial, y ayudar a los mexicanos a reconocer los seguros como un beneficio en vez de un gasto.

En este sentido, Pilar García, CEO de Rastreator México, enfatiza en que la protección personal como la de nuestros seres queridos es responsabilidad de todos. Adquirir un seguro de auto o cualquier otro es una responsabilidad y una necesidad para hacer frente a un percance sin afectar el capital familiar.