Dos campeones de Freeski y Snowboard ante desafío eléctrico

Spread the love

Los deportistas olímpicos Lucas Eguibar -Campeón mundial de Snowboard- y Thibault Magnin -top ten mundial de Freeski- disputan una prueba alpina muy especial con el Audi Q4 e-tron sobre las pistas de la estación de esquí de Baqueira Beret: el Audi e-tron snow challenge, un desafío con el que Audi demuestra una vez más su decidida apuesta por la movilidad sostenible.

Ambos deportistas aceptaron el desafío de la marca de los cuatro aros para para vivir una experiencia trepidante con el Audi Q4 e-tron y su tracción quattro eléctrica en un reto único: el Audi e-tron snow challenge, con el que el fabricante de Ingolstadt demuestra que, a través de la innovación, movilidad sostenible y deportividad pueden ir de la mano.

El escenario elegido para esta experiencia única entre los deportistas de la Real Federación Española Deportes de Invierno y el SUV compacto eléctrico de Audi ha sido la estación de esquí de Baqueira Beret, que, junto a Sierra Nevada, forma parte del “Territorio quattro” de Audi, el lema con el que la marca de los cuatro aros patrocina ambas estaciones, en las que se imparten los cursos Audi driving experience de conducción sobre nieve.

Los campeones en sus respectivas disciplinas aceptaron superarse uniendo sus fuerzas en un electrizante desafío de técnica y de velocidad, afrontando una inclinada pendiente remolcados por el Audi Q4 e-tron y el Q4 e-tron Sportback. De esta forma, Lucas y Thibault pudieron realizar todo tipo de maniobras y acrobacias sobre la nieve mientras disfrutaban intentando seguir el ritmo de un remonte tan especial, antes de ponerse a los mandos del SUV eléctrico para comprobar su versatilidad, rendimiento y deportividad.

Además de protagonizar este trepidante desafío, Lucas Eguibar y Thibault Magnin se suman al ecosistema de la marca de los cuatro aros y se convierten en embajadores como imagen del nuevo Audi Q4 e-tron, un SUV eléctrico con el que ambos deportistas comparten valores como el afán de superación, la búsqueda de nuevas experiencias y el respeto por el medio ambiente.

No es la primera vez que Audi utiliza la nieve para demostrar la eficacia de la tracción quattro. En 1986, la marca sorprendió con un anuncio en el que se mostraban las capacidades del sistema de tracción a las cuatro ruedas con un Audi 100 CS subiendo por un trampolín de saltos de esquí con una pendiente del 77% en Kaipola, Finlandia. Casi 20 años después, en abril de 2005, Audi reeditó el rodaje del legendario spot conquistando de nuevo el trampolín de esquí, en esta ocasión con más de un 80% de desnivel y a 47 metros del suelo, con un Audi A6 4.2 quattro totalmente de serie. Y en febrero de 2019, un Audi e-tron con Mattias Ekström al volante alcanzó el “Mausefalle” en la legendaria pista “Streif”, la sección con mayor pendiente -con un gradiente del 85%- donde se disputan los descensos de esquí alpino más importantes del mundo, demostrando el potencial de la tracción quattro eléctrica.