Caifanes y su poderoso ritual en el Auditorio Nacional

Spread the love

Saúl Hernández, Alfonso André y Diego Herrera se preparaban para regresar a casa, para subir una vez más al escenario del Auditorio Nacional y comenzar un ritual de alta potencia para toda su raza.

Las luces se apagaron y los tres miembros originales comenzaron con un pequeño set de versiones alternativas de Antes De Que Nos Olviden, Debajo De Tu Piel y Metamorfeame.

Para conformar el imponente quinteto se unieron Rodrigo Baills y Marco Rentería con sus estilos únicos que dan frescura a la banda y con rolas como Solo Eres tú, Miedo y Nubes el recinto comenzó a estallar con las 10,000 personas que agotaron rápidamente la fecha.

Después llegó el primer agradecimiento de Saúl cuando le dijo: «eres imbatible y poderosa raza, estar en casa es un sueño, es algo único, una de las fortunas que tenemos es ser uno mismo».

Enseguida llegaron esos clásicos entrañables que al pasar de los años aumentan su fuerza y su legado, Para Que No Digas Que No Pienso En Ti y la sublime Nunca Me Voy A Transformar En Ti fueron de las canciones que se llevaron la noche.

La protesta principalmente convertida en un pedimento constante para que acaben los feminicidios se representó en las pantallas del coloso de Reforma con la Canción Sin Miedo de Vivir Quintana.

Ayer Me Dijo Un Ave siempre dedicada a los niños presentes en los conciertos de Caifanes sonó de manera estruendosa pues se ha convertido en un momento único de los rituales.

No podían faltar esas canciones icónicas de Caifanes y de la historia del Rock en español, Los Dioses Ocultos, Viento y Mátenme Porque Me Muero que sin duda se llevaron los coros más altos del concierto.

Los ánimos siguieron subiendo y de esa manera llegó De Noche Todos Los Gatos Son Pardos una de las canciones que mejor sonaron en el concierto.

Para el encore Diego tomó el escenario en compañía de su saxofón y la voz del público para entonar el Himno nacional en lo que significó uno de los momentos piel chinita..

El cierre de la noche estuvo a cargo de Aquí No Es Así, Te Lo Pido Por Favor con Juan Gabriel en las pantallas, las milticoreadas No Dejes Que y La Célula Que Explota.

La última canción de la noche fue La Negra Tomasa en su versión extendida que es simplemente una exquisitez, el público la cantó y bailo de principio a fin y el ritual no pudo tener un mejor fin.

Los años pasan y Caifanes sigue elevando su legado como una de las bandas más importantes e influyentes en la historia de la música.