Circuitos Formula E: Del concepto a la realidad en 18 meses

Spread the love

En la novena temporada de la serie de monoplazas totalmente eléctricos se añaden varios circuitos nuevos al calendario, pero ¿cómo pasan esas pistas del concepto a la competición?

Desde su primera carrera en 2014, el ABB FIA Formula E World Championship ha sido famoso por romper moldes y hacer las cosas de forma diferente, y eso es tan cierto en el diseño de circuitos como en otras áreas.

A diferencia de otros campeonatos basados en circuitos, la gran mayoría de las pistas visitadas por la Formula E son temporales en lugar de permanentes, como están en el corazón de algunas de las principales ciudades del mundo, son construidas y homologadas en la víspera del evento gracias a una estrecha colaboración entre la FIA, la Formula E, la Autoridad Deportiva Nacional (ADN) y el promotor local.

En la primera parte de la actual campaña, la pionera serie de monoplazas totalmente eléctricos ha hecho escala en Hyderabad (India) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica), mientras que el próximo E-Prix tendrá lugar en la metrópolis brasileña de São Paulo el 25 de marzo, todas ellas sedes nuevas.

El proceso de adhesión a la serie suele empezar unos 18 meses antes de la carrera prevista, cuando se registra una manifestación de interés de un representante de la ciudad anfitriona ante el promotor del campeonato, la Formula E. Oli McCrudden es el Director de Desarrollo de Ciudades de la Formula E, que gestiona las relaciones con una ciudad en esta fase inicial. «Es un poco como una cita. Ambas partes tienen una idea clara de cómo quieren que sea el futuro, pero lo primero es asegurarse de que están con alguien que comparte la misma visión. Requiere comunicación abierta, colaboración, comprensión y compromiso. Todas esas cualidades vitales para el éxito de una relación personal se aplican realmente a gran escala en nuestro mundo y sientan las bases de una asociación sólida y fructífera».

A continuación, se designa a un diseñador de circuitos para que redacte una propuesta, que posteriormente es revisada por la Formula E mediante un estudio de viabilidad, teniendo en cuenta las condiciones previas recogidas en el Apéndice O del Código Deportivo Internacional de la FIA, el grado de obra civil necesario y la ubicación de las principales estructuras. Los contratos se intercambian una vez que se conocen claramente todos los entregables.

Nueve meses antes del evento, la ADN envía una solicitud formal de homologación al Departamento de Seguridad de la FIA, que a su vez designa a un inspector de circuitos de la FIA y lleva a cabo simulaciones basadas en el dibujo proporcionado por el diseñador para validar las diversas características de seguridad del circuito -desde las barreras hasta las zonas de salida de pista- al tiempo que sugiere las modificaciones necesarias.

La Comisión de Circuitos de la FIA, una organización compuesta por expertos en seguridad de circuitos de las ADN de todo el mundo, evalúa además el documento elaborado por el Departamento de Seguridad y, a falta de cuatro meses para que se apague el semáforo, el inspector oficial de circuitos de la FIA, los expertos de la FIA y el personal de la Formula E visitan las instalaciones para aprobar el trazado del circuito y todas las estructuras periféricas, incluidas las ubicaciones de los garajes, el control de carrera y el centro médico.

El siguiente paso es definir el plan de seguridad del evento junto con la ADN local, calculando el número de comisarios y bomberos necesarios para posibles situaciones de recuperación. Un mes y medio antes del E-Prix, el Departamento Técnico de la FIA realiza simulaciones con el último trazado del circuito para determinar la duración de la carrera; en caso de que no haya suficientes zonas de frenado para la regeneración de energía, pueden solicitarse modificaciones adicionales.

Una vez que el trazado final ha sido validado por todas las partes, el Departamento Deportivo de la FIA lo comparte -un mes antes del evento- con los equipos del campeonato, que posteriormente inician sus propios preparativos en simulador y tienen la oportunidad de informar de cualquier preocupación significativa.

Dos semanas antes de la carrera y bajo la supervisión de la Formula E, comienza la construcción de la pista, a la que se unen expertos de la FIA en la fase final para dar el visto bueno a las características de seguridad del circuito y realizar cualquier cambio práctico de última hora, como añadir barreras de seguridad o modificar el acceso de los vehículos de recuperación.

El jueves por la mañana del fin de semana de la carrera, se celebra un paseo por la pista con todas las partes interesadas (el director de carrera de la FIA, el conductor del coche de seguridad, el delegado deportivo y el delegado de e-Safety, así como los constructores del circuito y el personal de la Formula E) para asegurarse de que todo el mundo está familiarizado con el trazado y permitir cualquier corrección de última hora.

Al día siguiente, el inspector de circuitos de la FIA Scot Elkins -que también desempeña el papel de director de carrera de Formula E de la FIA- corrobora que la pista se ha construido de acuerdo con el plan de referencia final que aprobó en principio la Comisión de Circuitos de la FIA. Elabora un informe de inspección exhaustivo y, siempre que se cumplan todos los criterios, solicita la liberación de la licencia del circuito -firmada por el Presidente de la FIA- antes del Shakedown. A partir de ese momento, el circuito puede empezar a rodar.

Varios meses después, un grupo de revisión de la pista -compuesto por miembros de la FIA, la Formula E y tres representantes de los pilotos- se reúne para debatir posibles mejoras del circuito para futuras ediciones.

«La Formula E es única en el mundo del automovilismo al competir predominantemente en circuitos urbanos temporales», reconoce Elkins. Esto requiere un enfoque completamente diferente de la construcción y aprobación de la pista, que se lleva a cabo en un espacio de tiempo relativamente corto».

«Durante ese periodo, hay que hacer mucho para garantizar que el circuito en cuestión sea, ante todo, seguro y esté construido de acuerdo con las normas generales que se esperan de un Campeonato del Mundo de la FIA. A lo largo de todo el proceso, la FIA trabaja codo con codo con la Formula E, así como con el promotor local y la ADN, y el éxito de las nuevas carreras en Hyderabad y Ciudad del Cabo da fe de la eficiencia de esa estrecha colaboración.»

También te podría gustar...