Más de 20 iniciativas locales de la Ciudad de México ya operan con nuevo modelo de turismo responsable

Comunidades y grupos de la Ciudad de México generaron 24 nuevos proyectos de turismo creativo, cultural y comunitario mediante un esquema piloto que busca reducir impactos turísticos negativos, al promover el conocimiento y protección del patrimonio y la diversidad cultural, y una redistribución económica directa hacia las personas locales fuera de circuitos turísticos tradicionales. Por ejemplo, en las alcaldías de Iztacalco, Iztapalapa, Tlalpan, o áreas menos conocidas de Xochimilco y Cuauhtémoc.

Las propuestas generadas por las propias comunidades se fortalecieron con un modelo piloto de turismo sostenible que recobró las fortalezas de Airbnb junto con la guía de la UNESCO en México, que construyó seis criterios de selección y gestión para las iniciativas, como impacto social sostenible y derrama económica local, y fomentar que las personas visitantes sean responsables y respetuosas del patrimonio, la cultura y el territorio. A la fecha, más de 1,000 personas nacionales y extranjeras han participado en los recorridos y actividades, y los beneficios ya se presentan.

Por ejemplo, Sandra Corrales trabaja desde hace cinco años con apicultores y productores del colectivo Abejas de Barrio y generó el recorrido Apicultor por un día en Xochimilco, por canales poco frecuentados, y en el que participan productores locales para impulsar la revaloración de su trabajo. Esto permite “hacer colmena”, como dice Sandra, para incrementar la derrama económica local y continuar con los proyectos de la comunidad, como cursos y talleres gratuitos para niñas y niños en chinampas para preservar el conocimiento y respeto a la biodiversidad, el patrimonio y la cultura que se extiende más allá de las zonas convencionales de la Ciudad de México.

“Para mí, esta experiencia representa una reconexión con mis ancestros y el legado femenino de mi familia, ya que fueron quienes me enseñaron a cocinar. La base de la alimentación mexicana es el maíz, por lo que la experiencia también conecta a los viajeros con la cultura mexicana. Queremos transmitir nuestro amor por las chinampas y así promover el cuidado y respeto que se merecen”, comenta Rosalba Del Valle de Son de Maíz, Experiencia Agroturística en Xochimilco.

El modelo tiene también el objetivo de movilizar a vecinos y locales, trascendiendo la perspectiva convencional del turismo para que, por ejemplo, las personas regresen a realizar su despensa en mercados o con productores de algunos de los recorridos, para consolidar una economía circular local, como pueden ser las personas productoras de tortillas de la parte alta de la montaña en Xochimilco.

Otros de los emprendimientos y propuestas para el patrimonio y diversidad cultural y natural de la Ciudad de México que forman parte de esta iniciativa son:

  • Sabores originales de Coyoacán con un experto en gastronomía. Un recorrido en mercados de Coyoacán guiado por Rodrigo, para probar comida callejera en lugares familiares y contemporáneos, como tostadas, tlayudas, esquites y quesadillas. Rodrigo cuenta las historias que hacen de Coyoacán un lugar especial y por qué ha sido elegido por escritores, artistas, cineastas e intelectuales como su hogar.
  • Recorrido en un pueblo lacustre. Este recorrido es liderado por Paulina y comienza en bicicleta, desde el histórico Arco de Tlaltenco hacia el centro para ver la arquitectura de las iglesias Mazatepec, Tlaltenco y El Calvario hasta llegar al centro de Tláhuac. Allí, los viajeros se trasladan hacía el Lago de los Reyes para un recorrido en trajinera para apreciar el ecosistema natural en una chinampa, donde se aprende sobre técnicas ancestrales de agricultura y hasta se pueden probar hortalizas de la misma chinampa. Al regreso, se visita el museo comunitario de Tláhuac y la iglesia de San Pedro. Finalmente, se toma un taller artesanal impartido por artesanos locales de Jardín del Arte, usando elementos naturales de la zona.
  • Río, manantial y pulque en Tlalpan: Junto a Sebastián, los visitantes pueden conocer el manantial más grande de la Ciudad de México en el Parque Nacional Fuentes Brotantes, lugar único en la ciudad. También pasan al vecino barrio de La Fama, en donde se puede degustar el tradicional pulque y los curados mientras se conoce la historia de la fábrica de hilados del lugar. Finalmente, se camina al Centro de Tlalpan para conocer su historia, arquitectura y relajarse en su plaza principal junto con un almuerzo antes de partir.
  • Joyas de un barrio porfiriano: Un recorrido por Santa María la Ribera junto a la anfitriona más joven del grupo, Natalia, y probar los platillos con más tradición en uno de los barrios más antiguos de la Ciudad de México.

Las 24 experiencias buscan aportar a la manera en que se realiza el turismo en la Ciudad de México, con un enfoque de una redistribución más equitativa de sus beneficios, que sea responsable y digno para las comunidades receptoras, y que las personas visitantes actúen con aprecio y respeto por la diversidad y los activos culturales, las identidades de los habitantes y los territorios que visitan, atendiendo además a la diversidad para que todas las personas puedan también disfrutar del turismo.

Estos esfuerzos ya están rindiendo sus frutos ya que durante el último Tianguis Turístico dos emprendedores de este programa fueron reconocidos por sus iniciativas. Se trata de Fernando Gabriel Acosta Islas quien recibió una mención a “la creación de experiencias únicas e innovadoras en la CDMX” por Descubre la verdadera CDMX en teleférico y Araceli Marquez Romo de Gastronomía de la chinampa a la cazuela quien recibió un reconocimiento a Buenas Prácticas de Igualdad 2023 Categoría A. Buenas prácticas en la estructura organizacional de las empresas turísticas.

“Creé esta experiencia con el objetivo de que cada vez más personas puedan conocer Tláhuac de una forma diferente y conocer su verdadera esencia mientras fomentamos la movilidad sustentable en bicicleta. Ser Anfitriona de Experiencias en Airbnb representa una forma de apoyar a mi alcaldía y promover el turismo responsable” afirma Paulina, anfitriona de Recorrido en un pueblo lacustre

El catálogo completo de propuestas de este proyecto se encuentra disponible en el sitio web de UNESCO. Para reservar un lugar hay que ingresar en la plataforma Airbnb, dirigirse al enlace de cada una, verificar la disponibilidad y elegir la fecha deseada.