Noche mágica con Emmanuel y Mijares

Spread the love

Según Emmanuel, el concierto de ayer entre Mijares y él fue el número 64 celebrado por ambos en el Auditorio Nacional. Desde el escenario, Mijares discrepó en cuanto al número de veladas, qué él ajustó a 61. Luego de risas entre ellos continuaron con el arranque del décimo aniversario del Twor Amigos. Sin importar cuántos «auditorios» tengan en su haber, el concierto de este sábado resultó fascinante, encabezado por estos icónicos cantantes, quienes desde la década de los ochenta han conquistado al público.

Con un lleno a reventar, el coloso de Reforma recibió a Emmanuel y Mijares, quienes cerca de las 20:30 horas dieron rienda suelta a la nostalgia, los recuerdos, el romanticismo y los vibrantes ritmos de sus temas más conocidos, desde Baño de mujeres, Uno entre mil, Soldado del amor por parte de Mijares y La séptima luna, Señora y Chica de humo por parte de Emmanuel.

Ya encumbrados en lo máximo de sus capacidades como showmen, ambos gozaron otro épico concierto, coreado por las 10 mil almas que se dieron cita en el Auditorio Nacional. Este par de legendarios intérpretes alternaron presencia en el escenario, luego combinaban sus voces para entonar melodías que han marcado a diversas generaciones y que hoy en día siguen en el gusto del respetable.

Se dieron el lujo de homenajear a los Beatles con Hey Jude y My Sweet Lord de George Harrison, para culminar con All you need is love. Mijares mostró, por su parte, su portentosa voz cantando Sweet Caroline. En esta ocasión no tuvieron invitados especiales más que las demostraciones de talento de sus músicos, especialmente, teclados y saxofón.

Imposible no fascinarse con la soltura de este par, quienes recordaron el inicio de este Twor. Según Emmanuel, hace una década pactaron sólo cuatro conciertos, sin embargo, gracias a la audiencia y la ayuda del Todopoderoso, han labrado un camino exitoso desde 2013.

Casi dos horas después de iniciado el show, Mijares y Emmanuel mostraban un evidente cansancio físico pero nunca en la explosividad de sus voces que siguen sonando como cuando eran veinteañeros.

Aplausos y júbilo fueron los ingredientes del concierto. Adolescentes, adultos y gente de la tercera edad bailaban al unísono las canciones movidonas y se enternecían con las calmaditas. Cerca de las 11:00 de la noche, Emmanuel y Mijares dijeron adiós con Toda la vida, un auténtico himno ochentero, y claro, tema muy adecuado para ellos, quienes podrían seguir retacando «auditorios»Toda la vida.

También te podría gustar...