Zona arqueológica La Campana, otra forma de redescubrir Colima

Spread the love

En el estado de Colima existe un sitio único, dónde la historia se puede apreciar en cada uno de sus rincones, caminos y su bello paisaje. Hablamos de la zona arqueológica de La Campana, un destino que sin duda debes conocer.

Al igual que El Chanal, la única otra zona arqueológica del estado, La Campana resalta por el trazo de sus calles y sus llamativos petroglifos (dibujos grabados sobre piedra o roca), los cuales se pueden observar en las plazas y patios de este recinto histórico.

Pero el atractivo principal del sitio arqueológico, perteneciente a la tradición Tehuchitlán, son las tumbas de tiro. Estos recintos mortuorios son básicamente un pozo vertical de cierta profundidad con una, dos o hasta tres cámaras en el fondo donde se sepultaba a los muertos. A su vez, aún es posible apreciar el sistema de drenaje y construcciones de carácter administrativo, religioso y habitacional sobre plataformas circulares y cuadrangulares, y hasta un Juego de Pelota.

Por si fuera poco, La Campana ofrece un sin fin de historias, pero también vistas impresionantes hacia el Volcán de Fuego, al Arroyo Pereira y hacia el Río Colima que te harán enamorarte del lugar.

¿Qué tan vieja es la zona de La Campana?

Expertos señalan que esta zona fue descubierta en 1524 por los españoles. Antes de la llegada de los conquistadores europeos, esta civilización se desarrolló en el occidente de México paralelo a otros desarrollos regionales como Teotihuacán y Monte Albán, por lo que también es un ejemplo de los primeros asentamientos urbanos en Mesoamérica. En cuanto al espacio físico, la zona arqueológica cubre 132 hectáreas y se localiza entre los ríos Colima y Pereira.

Los datos del Sistema de Información Cultural del gobierno federal señalan que en este sitio hay vestigios de la fase cerámica denominada Capacha, que data del año 1500 antes de nuestra era.  A su vez, gracias a la huella arquitectónica, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señala que su población y cultura perteneció al periodo Clásico Temprano, que va del año 100 al 1500 después de Cristo.

La información disponible también devela que el máximo esplendor de este lugar ocurrió entre los años 700 y 900 de nuestro tiempo. Ya en la época de la Conquista, la zona era conocida como El Potrero de la Campana, debido a la forma muy parecida que tenía el sitio principal donde se realizaron las excavaciones con el popular instrumento musical, y que llevó a conocer más sobre la forma de vida de sus habitantes.

Datos oficiales señalan que el nombre original del lugar fue Almoloya (en lengua náhuatl “lugar entre agua que corre”), señalado en las fuentes históricas del siglo XVI como un asentamiento importante cercano al Templo de San Francisco de Almoloyán, que se fundó a principios del mismo siglo con indígenas de la región.

¿Dónde está la zona arqueológica de La Campana en Colima?

La zona arqueológica de La Campana en Colima está a tan solo 15 minutos de la ciudad. Se localiza en la Avenida Periférico Norte, entre el Tecnológico de Colima y el Arroyo Pereira, al noroeste de la capital, en el municipio de Villa de Álvarez.

El sitio abre de martes a sábados de 9 de la mañana a 2 de la tarde y el costo de entrada para público general es de 65 pesos, además cuenta con visitas guiadas y estacionamiento.

También te podría gustar...