‘e-tron on track’ encuentro de prototipos electrificados de Porsche

Spread the love

Eficiencia y entusiasmo a la par: cinco modelos Audi de alto desempeño para carreras representan el camino de la conducción electrificada. La marca de los cuatro aros fue una de las pioneras cuando comenzó a electrificar sus propulsores en las carreras en 2012. El Audi R18 e-tron quattro de Le Mans, el monoplaza Audi e-tron FE07 de la Fórmula E, el prototipo RS Q e-tron para el Rally Dakar y los dos vehículos de exhibición e-tron Vision Gran Turismo y S1 e-tron quattro Hoonitron se han reunido ahora por primera vez. El nueve veces ganador de Le Mans Tom Kristensen experimentó el progreso de la electrificación junto a los tres pilotos actuales de Audi del programa Dakar.

Eléctrico, trepidante y emotivo: los cinco modelos que se unieron por primera vez en las instalaciones de Audi Sport en Neuburg an der Donau inspiran incluso a los pilotos más experimentados. Tras décadas de competición al más alto nivel y grandes victorias, Carlos Sainz, Mattias Ekström y Stéphane Peterhansel quedaron impresionados por el desarrollo de los sistemas de propulsión electrificados. “Mr. Le Mans” Tom Kristensen, que durante su larga carrera pilotó el precursor de los modelos e-tron en competición, estuvo presente en el evento “e-tron on track”. Fue hace once años cuando Audi celebró la primera victoria con un propulsor híbrido en las 24 Horas de Le Mans con el R18 e-tron quattro, además de los títulos en el Campeonato Mundial de Resistencia WEC de la FIA. “Después de que la marca demostrara su espíritu pionero con el Audi quattro en los rallies en los años ochenta, Le Mans fue más tarde un laboratorio tecnológico de primera clase”, afirma el director de Audi Motorsport, Rolf Michl. “Ahí empezó la historia de nuestros sistemas de propulsión alternativos, que siguen marcando nuevos hitos hasta el día de hoy. Con ellos inspiramos a millones de aficionados y demostramos en todo el mundo lo atractivos y eficaces que son los propulsores eléctricos”.

Audi ganó tres veces consecutivas en Le Mans con el prototipo híbrido R18 e-tron quattro entre los años 2012 y 2014. En total, la marca de los cuatro aros inscribió su nombre en el palmarés de la carrera de resistencia más importante del mundo en 13 ocasiones. “El R18 era un auto claramente orientado al piloto, muy agresivo. Siempre recibías una buena respuesta hasta el límite. Ha sido el auto más complejo que he conducido en mi vida”, recuerda Tom Kristensen. En el “e-tron on track” el prototipo LMP1 volvió a la vida. Como nueve veces ganador de la prueba y, por lo tanto, el participante más laureado de los 100 años de historia de las 24 Horas de Le Mans, Kristensen explicó el funcionamiento del R18 e-tron quattro al piloto más exitoso del Dakar, Stéphane Peterhansel. “Para mí, como francés, una carrera tan rica en historia como las 24 Horas de Le Mans es algo muy especial. La Fórmula 1, Le Mans y el Dakar son monumentos del automovilismo. Por eso estaba claro que hoy elegiría el R18”, declaró el 14 veces ganador del Rally Dakar. Su conducción en Neuburg fue un despertar para el experto en el desierto de 58 años: “Un auto asombroso. Todo es increíblemente directo y preciso. Claro que no estoy familiarizado con las carreras en circuito, pero fue enormemente divertido. Y el concepto demuestra que la propulsión eléctrica merece la pena: se puede sentir claramente cómo la propulsión híbrida proporciona un impulso adicional al auto”.
Su compañero de equipo Carlos Sainz, dos veces campeón del mundo de rallies y tres veces ganador del Dakar, se puso a los mandos del auto más potente del quinteto. La marca desarrolló el Audi e-tron Vision Gran Turismo hace cinco años como un “race taxi” para invitados en el Campeonato de Fórmula E de la FIA. “Más de 800 HP y propulsión puramente eléctrica. Fue increíble”, se maravilló el español de 60 años. “Un gran auto que además tiene un aspecto fantástico. Una vez que has tenido la oportunidad de probar un auto eléctrico tan potente, sólo quieres conducir propulsores así”. Para competir en la Fórmula E se desarrolló el Audi e-tron FE07 para la temporada 2020/21. El monoplaza eléctrico alimentado por baterías marcó el siguiente paso en la estrategia automovilística de Audi. Podía entregar hasta 340 HP dependiendo del modo de funcionamiento según lo estipulado por el reglamento.

Mattias Ekström, familiarizado con los potentes autos de carreras como bicampeón del DTM y campeón del mundo de rallycross, eligió el Audi S1 e-tron quattro Hoonitron. El legendario drifter Ken Block entusiasmó a millones de espectadores en el vídeo Elektrikhana con el espectacular prototipo, que recuerda visualmente al legendario Audi Sport quattro S1 con el que Audi afrontó la mítica carrera de montaña Pikes Peak en 1987. “Elegí este auto porque soy un gran fan de la tracción quattro”, afirmó el sueco de 45 años. “Ya conduje este coche una vez en Davos sobre nieve y hielo. Y ahora pude darme cuenta de que la potencia es tan extrema incluso sobre asfalto que podría haber recorrido toda la pista derrapando. Nunca había experimentado algo así”.

La serie de prototipos de competición de propulsión eléctrica culmina finalmente con el Audi RS Q e-tron, el actual auto de carreras de Carlos Sainz, Mattias Ekström y Stéphane Peterhansel, que está diseñado para las condiciones más duras imaginables. Dispone de un sistema de propulsión eléctrica con convertidor de energía y batería de alto voltaje. El concepto se ha probado en rallies del desierto y hace frente a exigencias extremas en la gestión de la energía. Audi logró la victoria absoluta en el Abu Dhabi Desert Challenge en 2022 con este prototipo. En dos participaciones en el Dakar hasta la fecha, la marca también ha logrado seis victorias de etapa y un total de 28 podios en la clasificación diaria. Este espectacular quinteto de modelos hizo soñar por un día a algunos de los pilotos más legendarios, del mismo modo que los propulsores eléctricos de Audi hacen realidad en el día a día el sueño de una alta eficiencia con el máximo placer de conducción.

Audi R 18 e-tron quattro (2012)
Audi inició el camino de los propulsores electrificados en competición con el prototipo híbrido diésel. Un motor central V6 TDI de 3.7 litros y 375 kW (510 HP) impulsa las ruedas traseras, mientras que un motor de 150 kW (204 HP) transmitía su potencia a las ruedas delanteras.

Audi e-tron Vision Gran Turismo (2018)
Audi utilizó el primer vehículo real basado en un auto digital de un video juego como “race taxi” para las carreras en la Fórmula E. Dos motores eléctricos en el eje trasero y uno en el delantero producen una potencia del sistema de 600 kW (815 HP).

Audi e-tron FE07 (2020/21)
En 2017 Audi fue el primer fabricante alemán en la Fórmula E. Dependiendo del modo de conducción, el monoplaza totalmente eléctrico para el Campeonato Mundial de Fórmula E de la FIA 2020/21 desarrollaba hasta 250 kW (340 HP), que se transmitían a las ruedas del eje trasero.

Audi S1 e-tron quattro Hoonitron (2022)
Este prototipo totalmente eléctrico fue creado exclusivamente para las exhibiciones Hoonigan Elektrikhana del legendario artista del drift Ken Block. Un motor eléctrico en el eje delantero y otro en el trasero permiten una potencia del sistema de 500 kW (680 HP).

Audi RS Q e-tron (2023)
El primer prototipo de rally raid para la categoría T1U de bajas emisiones de la FIA cuenta con un innovador sistema de propulsión eléctrico con convertidor de energía y batería de alto voltaje, tracción a las cuatro ruedas y una potencia máxima de sistema limitada a 271 kW (369 HP).

También te podría gustar...