Semblanza Akira Toriyama

Spread the love

Por Juan Carlos Manrique

Nacido el 5 de abril de 1955, Akira Toriyama; trabajó en una agencia de publicidad desde muy joven aunque nunca se sintió a gusto con esa labor; hasta que decidió renunciar y hacer lo que más le gustaba, dibujar. De ahí dio el paso a la creación de los mangas, las revistas más populares de animación. En 1978, a los 23 años siendo discípulo del gran mangaka Kazuhiko Torishima, empieza a colaborar en la creación y diseño de personajes en mangas como “Awawa world” y “Mysterious Rain Jack”. Justo en ese año le dan la oportunidad de realizar la historia de la que se considera su primera gran obra “Wonder Island” publicada en la revista Shonen Jump y empezó a hacerse conocido dentro de la industria.

 

Al poco tiempo, en diciembre de 1979 se lanza el primer tomo del manga titulado “Dokuta Surampu”, conocido como “Dr. Slump”, el cual rompió récords de venta al año siguiente, tal fue el éxito que de 1980 a 1984 se lanzaron 18 tomos contando todas las aventuras de los personajes.

 

Debido a este éxito comercial, la compañía productora Toei Animation decidió hacerse con los derechos y empezar a producir un anime basado en el manga “Dr. Slump”. Fue así como del 8 de abril de 1981 el público pudo conocer a Aralé, Sembei y Gatchan Norimaki, así como a los demás habitantes de la fantástica Aldea Pingüino, donde de repente hacían unas breves apariciones kaijus como Godzilla, Gamera o hasta el mismo Toriyama en una versión de sí mismo como un pequeño robot. Más y más personajes se fueron sumando a la historia, como una parodia de superman; su trasmisión fue una de las más vistas en Japón, teniendo 243 capítulos hasta su última emisión el 19 de febrero de 1986.

 

Tras el éxito tanto en manga como en anime de Dr. Slump, los fans de Akira Toriyama estaban expectantes de qué más iba a hacer y no tardaría mucho en aparecer la obra maestra del autor.

 

Nuevamente fue gracias a la revista Shonen Jump, de la editorial Shueisha, que el mundo conoció el 20 de noviembre de 1984 el manga “Dragon Ball”; que tuvo muy buen recibimiento tanto por el público como por los críticos, tal fue el éxito que se siguió publicando hasta el 5 de junio de 1995, casi 11 años ininterrumpidos con 42 tomos.

 

Después del éxito sin precedentes del manga, era obligada una versión al anime y no tardó en llegar, el 26 de febrero de 1986 el público nipón conoció a través de sus televisores a Gokú, Bluma y a un sinfín de personajes viviendo toda serie de peripecias, desde conocer qué son las esferas del dragón y que místico poder se encuentra en ellas,

 

hasta el aprendizaje de diferentes técnicas de artes marciales, así como poderes sobrenaturales, hasta enfrentamientos con ejércitos malévolos, demonios y al mismísimo rey de la oscuridad Pikoro Daimakú.

 

La última emisión de este arco narrativo se llevó a cabo el 19 de abril de 1989, tras 153 episodios donde Gokú, un niño salvaje con toda su ingenuidad va aprendiendo poco a poco el valor de la amistad, de seguir siempre adelante, de hacerse más fuerte y vencer todo tipo de adversidades, sin perder esa simpatía. Para hacer no sólo una referencia sino un homenaje a Dr. Slump, (el anime que le abrió las puertas a Toriyama masivamente), tanto Aralé como Gokú se conocen y tienen un divertido encuentro en la aldea Pingüino.

 

Como los espectadores querían saber más sobre sus personajes favoritos, se lanzaron unos Ovas (Original Video Animation) (Películas para televisión). Uno de ellos sigue de nuevo a Gokú desde su origen hasta que aprende la técnica del poderosos “Kame-Hame- Ha”.

 

Akira Toriyama también fue el responsable del diseño de personajes dentro de Dragon Quest, tanto para el videojuego como para el anime que en latinoamérica se conoce como “Las aventuras de Fly”; de ahí que tenga cierta similitud con Dragon Ball, aunque su trasmisión inició en 1991.

 

En 1988 Toriyama siguió adelante con la historia de “Dragon Ball”, con el protagonista Gokú siendo ya un adulto, a este arco argumental se le denominó simplemente como Dragon Ball 2, pero por un error en la imprenta confundieron el 2 con la letra zeta, por lo que desde un inicio los japoneses tuvieron acceso a “Dragon Ball Z”, el cual volvió a romper récords de venta en cuanto al manga porque se vendieron los tomos hasta 1995 y en relación al anime fueron 291 capítulos desde el 26 de abril de 1989 hasta el 31 de enero de 1996. Todo la trama fue dividida por sagas como la de Raditz y los Saiyajin, la saga de Freezer donde originalmente iba a terminar todo con la aparición de Gokú convertido en el poderoso y mítico súper Saiyajin; como todo iba a la par con el manga no se sabía hacia dónde iban a seguir las acciones por lo que sólo para el anime surge la saga de Garlic jr. Dio paso a la saga de los androides y Cell donde ya se emparejaron manga con anime y todo terminó con la saga de Majin Boo.

 

Toriyama se hizo conocido de la noche a la mañana, se lanzó todo tipo de mercancía de sus creaciones, desde peluches, figuras animadas, juegos de mesa, videojuegos en las primeras consolas, loncheras, playeras, gorras, tenis. Todo el mundo quería tener algo de Gokú o Aralé. El paso al mercado internacional no podía esperar.

 

Fue así como a inicios de los años 90, la compañía Televisa de México compró los derechos de trasmisión de los populares animes sin saber o darse cuenta de la trascendencia que esto traería a la larga. Si bien en los años 70 se habían estrenado

 

animes como “Remi”, “Candy”, “Heidi”, “La Ranita Demetán”, “Sandybell” o más de acción como “Astroboy”, “Mazinger Z” o “El capitán Centella”; el público mexicano no había tenido acceso al nivel de sarcasmo, ironía, situaciones un tanto subidas de tono o de violencia como lo que se veía en “Dr. Slump” o “Dragon Ball”.

 

Fue un parteaguas para la televisión mexicana tener estas caricaturas japonesas, que se trataron de prohibir por considerarlas no aptas para los niños, pero fue justo lo que hizo que más personas quisieran saber más sobre dichos dibujos animados. Porque todo lo que se ha llegado a prohibir es lo que llama la atención por curiosidad o por morbo.

 

Lo curioso es que la primera vez que se trasmitió Dragon Ball en México allá por 1993, los capítulos venían adaptados de Estados Unidos, por lo que fue traducido de una manera extraña donde todo se cambió desde el título “Zero y el dragón mágico”; donde “Zero” era en realidad Gokú, lo peor ocurrió con el personaje de Krilin al que se le dio el nombre de “Cachito”. Al no tener una buena recepción por parte de los niños salió del aire.

 

Ya con un nuevo estudio de doblaje, en 1995 se consiguieron los verdaderos capítulos japoneses donde se respetaron casi todos los nombres con la excepción de “Chi-chi” a quien desde ese entonces se conoce como “Milk” (futura esposa de Gokú).

 

Akira se desvinculó totalmente del anime Dragon Ball Gt, sólo usaron a sus personajes; así como de Dragon Ball Z Kai, que sólo fue una renovación del anime clásico que en ese momento estaba cumpliendo 20 años de su estreno.

 

Donde sí tuvo un gran regreso a la franquicia que él creó fue en junio del año 2015, debido a la publicación del manga Dragon Ball Super y un mes después se estrenó el anime homónimo, el cual tuvo una gran aceptación emitiéndose desde el 5 de julio del 2015 hasta el 25 marzo del 2018. Donde también hizo un par de apariciones su querida Aralé

 

Akira Toriyama falleció el 1 de marzo del 2024, aunque la noticia se dio a conocer este 7 de marzo, víctima de un hematoma subdural agudo, a los 68 años.

 

Deja un gran legado a nivel mundial, donde incluso los creadores de Naruto y muchos más mangas, así como animes actuales; han dicho que se inspiraron en el gran maestro Toriyama para realizar sus propios proyectos. Tanto por su estilo visual, su narrativa o su forma de crear a los personajes y los ambientes. Descanse en paz.

También te podría gustar...