CARRERA «42 km por la transformación en Coyoacán y por los derechos humanos y animales no humanos»

Todos hemos escuchado hablar de los derechos humanos, o hasta nosotros mismos hemos llegado hablar de ellos. Igualmente, todos conocemos la existencia de los derechos de los animales no humanos y de la defensa de ellos, pero hacerlo a través de una actividad deportiva como una carrera de 42 km es algo inusitado, diferente y creativo. Esta es la forma en la que Alexandro Guerrero, artista escénico activista y además vecino y habitante de Coyoacán, escogió para generar conciencia y hacer valer los derechos humanos, así como la defensa de los derechos de los animales no humanos, en las fechas de cierre de las campañas políticas donde es importante hacer un ejercicio reflexivo para plasmar una voluntad ciudadana.

Justo el arte de Guerrero, siempre ha buscado generar y sacudir conciencias, porque está convencido que la función transformadora del arte, permite que de manera sensible se logre un cambio social. Por lo que decidió hacerlo, corriendo en la madrugada porque también esto tiene una relación clara con lo que busca plasmar a través de este performático maratón.

Los 42 Km por la transformación en Coyoacán y por los derechos humanos y animales no humanos forma parte de un trabajo conceptual plástico del maestro “Rash” que tiene como elemento principal un Coyote, emblemática especie de la delegación , con lo que se busca hacer hincapié de la prioridad de la defensa de todas las especies endémicas de la zona, in-cluidos los tlacuaches, que estuvieron en riesgo por la construcción de un helipuerto irregular contra el que se conformó el movimiento de Vecinos Unidos Copilco Universidad, del que Alexandro forma parte, y el cual ha impedido por la vía legal su operación, evitando así la po-sibilidad de riesgos de importante magnitud.

La carrera que Guerrero realizó tiene muy claro el objetivo de generar conciencia en lo que ocurre dentro de la delegación Coyoacán, y de lo importante que es que la gente no olvide que los comicios son una de las herramientas que se tienen para lograr cambios estructurales que beneficien su entorno.

Los 42 km… arranaron a las 4 de la mañana del domingo 30 de mayo, y llegó a la meta, ubicada en el kiosko de la salud ubicado en Papalotl y Escuinapa, en la col. Pedregal de Santo Domingo, justo al cierre de campaña del candidato a Alcalde de Coyoacán, Carlos Castillo, en las primeras horas del día. El recorrido estuvo planeado de forma que tocó puntos esenciales que tienen que ver con lo que Alexandro quiere dejar claro con este esfuerzo deportivo. Recorrió la zona de Copilco donde se encuentra precisamente el helipuerto y donde se concentra el movimiento de Vecinos Unidos Copilco Universidad / NO al helipuerto. De ese punto recorrió Eje 10, Miguel Ángel de Quevedo , hasta Viveros, para pasar sobre la acera frente a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Metro Viveros).

Correr o el “running” como se le conoce mundialmente si bien es una disciplina que forma parte del entrenamiento del día a día de este artista escénico: ES UN RETO PERSONAL Y COLECTIVO. Es transitar de la oscuridad a la luz en Coyoacán.
Esta carrera estuvo dedicada a todas y todos los corredores de la Alcaldía pero muy en especial a quienes lo hacen en Viveros de Coyoacán, esa gente que a pesar de las temporadas en que este hermoso lugar ha permanecido cerrado, se reencuentra como una comunidad poderosa que siempre tiene una palabra de ánimo y un espíritu generoso y solidario.

*Datos destacados sobre el elemento Coyote en este maratón-performance

– El coyote es uno de los animales que con más vigor está y ha estado presente en el imaginario colectivo mexicano. Se le ha representado en pinturas y esculturas, ha recorrido las letras en todas las manifestaciones literarias tanto tradicionales como populares: ha sido protagonista de mitos, leyendas, cuentos, canciones, corridos, refranes, conjuros.

– Su piel ha servido de materia para conformar instrumentos musicales, para vestir danzas, para realizar magias.

– El coyote está presente en el panteón prehispánico en el zoomorfo Huehuecóyotl, ‘coyote viejo’, ‘el dios coyote’, deidad de la danza y de la música, en él «se expresaban los conceptos fundamentales de placer y lujuria, calidades que se atribuían, por cierto, a los coyotes. Ahí es-taba Huehuecóyotl, dando cuenta de una de las realidades del mundo: el erotismo» (López, 1996:163);

– El coyote también está presente como el nagual de Tezcatlipoca.

– El coyote es orfebre de la creación, como lo muestra el mito quiché transmitido en el Popolvuh en el cual la pareja primigenia está representada por el Abuelo, utiú (coyote), y la Abuela, vuh (tlacuache), «los dos animales parecen quedar en oposición binaria en la que el coyote es el cielo nocturno, la potencia masculina» (López, 1996:312).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.