5 consejos para tener una buena alimentación durante el embarazo

Manzana Verde está al tanto de que los requerimientos nutricionales de nuestros cuerpos cambian con la edad y los acontecimientos de la vida. Por eso, queremos que conozcas todo lo que necesitas saber para tomar las mejores decisiones y llevar una buena alimentación durante el embarazo. No solo es importante proveer a tu bebé con los nutrientes que necesita para un correcto desarrollo en el vientre, sino también tomar en cuenta tu propia salud en esos 9 meses así como las semanas inmediatamente posteriores.

Te damos 5 consejos para tener una buena alimentación durante el embarazo.

Para empezar

Una alimentación saludable durante el embarazo es una buena alimentación en general. La ingesta de nutrientes diarios requerida por una mujer encinta se puede adquirir a través de una dieta balanceada. Es bueno comer más hierro a través de vegetales verdes y legumbres como los frijoles o lentejas. Los médicos coinciden en que una futura madre debe añadir 300 calorías diarias cuando mucho. También se recomienda favorecer una alimentación antiinflamatoria, para lo cual es básico reducir el consumo de harinas y azúcar.

Los básicos

La vitamina B9, o ácido fólico, es muy importante. Es recomendable recurrir a un suplemento pues obtener la dosis recomendada solo de los alimentos llega a resultar complicado.

El hierro es crucial para el desarrollo de tu bebé. Es importante incrementar el consumo de alimentos ricos en hierro. Las nueces, tubérculos como la beterraga o betabel y el rábano, además de mariscos y pescados blancos también son buenas fuentes de este mineral.

También debes verificar que tu alimentación sea rica en calcio. No solo para la formación de huesos y dientes de tu bebé, sino para reducir el riesgo de preeclampsia. Esta es una complicación del embarazo que provoca el aumento de la presión arterial. También es importante redoblar la dosis diaria de vitamina D, ya que esta fomenta la formación de un esqueleto y cartílagos fuertes.

Cena para dos

Existe la idea tradicional de que una embarazada “come por dos”. Sin embargo, en realidad es peligroso ver nuestra espera como oportunidad para duplicar raciones de alimentos. Es necesario cuidar el exceso de pasteles, helado, chocolates y alimentos dulces o postres. En promedio, una mujer no debe ganar más de 13 kilos con el embarazo. Cada cuerpo es distinto y esta cifra no es fija.

Una mujer saludable no requiere calorías extra durante los primeros seis meses de embarazo. Durante los últimos tres meses será necesario que aumentes tu ingesta calórica, pero nunca más de 300 calorías diarias. Cada organismo reacciona distinto a los cambios que trae consigo el embarazo. Por eso te recomendamos agendar una cita con una de  las nutriólogas de Manzana Verde, o un profesional de tu confianza, si quieres saber más sobre los requerimientos nutricionales de tu bebé y tuyos en esta etapa.

Cuidado con el antojo

Aún no se sabe exactamente qué provoca los antojos durante el embarazo. Si bien la teoría más popular es que se trata de una manera en la que el cuerpo “pide” aquellos nutrientes que más precisa, no existe prueba conclusiva que demuestre tal caso. Muchas mujeres experimentan antojo por cosas dulces, otras por comida casera. Incluso algunas sienten inclinación por comer arcilla o almidón, pero ingerir sustancias que no son alimentos cocinados puede ser perjudicial para ti y tu bebé. Satisfacer tus antojos no es malo, siempre que te ayuden a llevar una dieta saludable. Estos suelen desaparecer después del tercer mes de embarazo.

No, no, no

Es obvio que beber alcohol o fumar durante el embarazo no es nada bueno para tu bebé. También existen alimentos que quizá son saludables pero con los que debes tener cuidado durante el embarazo. Los pescados azules como el atún o el marlín  pueden tener altos niveles de mercurio. La comida preparada en ambientes de dudosa higiene también debe ser evitada, como jugos, ensaladas, empanadas, quesadillas, etc.

Es mejor no consumir huevos ni otras proteínas crudas. También se debe tener cuidado con quesos curados o frescos sin pasteurizar, ya que pueden contener bacterias peligrosas para el bebé. Lo mismo pasa con el paté y otros embutidos untables. El café debe limitarse a una taza al día.

Por otra parte, hay que vigilar el consumo de vitamina A. Para esto es mejor evitar el consumo de hígado, ya sea de res o pescado. La vitamina A absorbida a través de verduras como el tomate o la zanahoria no tiene ningún riesgo. También se cree que la alergia al maní o cacahuate es debida al consumo desmedido de este durante el embarazo. Aunque lo anterior no está probado, se recomienda no comer maní si uno de los futuros padres padece de asma, acné, rinitis o alergia a algún alimento.

Una alimentación equilibrada en los momentos más importantes de tu vida te permite gozarlos al máximo. Manzana Verde cuida de ti y de los que más quieres en cada ciclo de tu vida.

También te podría gustar...