Los mosquitos, buenos o malos

Durante las noches al dormir, probablemente lo más desagradable es ser despertado por un ruido y casualmente existe uno que no es molesto por ser estruendoso, pero que solo con el hecho de escucharlo evoca la ira en muchas personas, ese ruido es el zumbido de un mosquito.

Los mosquitos son estos pequeños insectos voladores que viven en casi todo el mundo, y aunque todos se ven iguales, existen alrededor de 3,500 especies diferentes en el planeta. De entre todos estos tipos, existen algunos que no pican a las personas o a los animales, existen muchos que solamente se alimentan del néctar de algunas frutas y flores.

Estos insectos necesitan depositar sus cientos de huevos en el agua o cerca de ella porque esa es la única manera en que los mosquitos pueden nacer, ya sean estanques, lagunas, agua estancada o un simple charco, en donde exista buena cantidad de agua, seguramente habrá mosquitos. Es así como estas larvas se convierten en el alimento principal de animales como las ranas, las salamandras y de algunos peces.

Ya cuando crecen y se convierten en adultos, los mosquitos emprenden el vuelo para cumplir su propósito en el ciclo de la vida, y al igual que muchos insectos voladores, también son polinizadores de flores, por lo tanto, se les debe de agradecer la majestuosidad de muchas de estas bellezas de la naturaleza que vemos en nuestro camino.

Los mosquitos hembra son los más molestos, estas necesitan una fuente externa de proteína para que se desarrollen sus huevecillos. Como la hembra puede depositar huevos hasta tres veces en todo su ciclo de vida, requieren alimentarse de muchos animales. Esta es la manera en que virus y microbios nocivos que se ubican en la sangre de esos animales, pueden ser transmitidos a los seres humanos por medio de una picadura de mosquito.

Y por si no lo sabías, el 20 de agosto se celebra el Día Mundial del Mosquito, pero más allá de tratarse de una fecha para celebrar al insecto, conmemora al doctor británico Sir Ronald Ross, que descubrió que los mosquitos hembra son los responsables de transmitir la enfermedad de la malaria entre los seres humanos. Fue un 20 de agosto de 1897 cuando este médico inglés descubrió la relación entre la transmisión de la enfermedad de la malaria y la picadura de los mosquitos hembra.

La malaria es una enfermedad grave causada por un parásito y el ser humano la adquiere cuando es picado por un mosquito infectado. Esta enfermedad es una importante causa de muerte en todo el mundo y es muy común que se encuentre en los países en vía de desarrollo con climas cálidos.

Alrededor del mundo se notifican miles de casos de malaria, sumados a los casos de enfermedades como el zika, el dengue y la fiebre amarilla, que también son causadas por las picaduras de mosquitos. De las cuales hay algunas vacunas pero no al alcance de todo el mundo, por lo que la mejor arma contra ellas es la prevención.

La mejor manera de prevenirlo es poniendo especial atención al agua estancada que se ubican en algunas azoteas, también cubriendo tambos que contengan agua para evitar que los mosquitos depositen sus huevos, otra manera puede ser utilizando insecticidas y repelentes que ayuden a alejar a este tipo de insectos y ante cualquier situación provocada por una picadura, acudir al médico.

También te podría gustar...