Ataca «Ainbo: La Guerra del Amazonas»

Por Martín González

Si hablamos de cine iberoamericano, es fácil crear una extensa lista de películas que han logrado romper los paradigmas de la industria mundial, las cuales a su vez han permitido que países como México, Argentina o Chile (por mencionar algunos), hayan logrado poner en alto el trabajo de sus cineastas a lo largo del globo.

 

Pero así como algunas naciones han probado en reiteradas ocasiones las mieles que implican codearse con los gigantes del séptimo arte, hay otros países que se han visto frente a un camino empedrado que no les ha permitido exponer del todo sus grandes propuestas. Tristemente, Perú es un claro ejemplo de esto.

 

Y es que es cierto que la gran tierra de los incas ha visto nacer cintas que han movido las cadenas en más de una ocasión, pero resulta que aquello que implica el reconocimiento mundial, es una proeza que no se encuentra de su lado.

 

Partiendo de esto es fácil deducir cuál es el primer gran obstáculo al que debe enfrentarse Ainbo:La Guerra del Amazonas, una cinta que sigue la historia de Ainbo, una joven chica que deberá recorrer un complicado camino para limpiar su reputación, ya que es señalada por el pueblo en el que habita, de ser la causante de todo el mal y la desgracia que acecha estás tierras. La tarea resultaría titánica para la jovencita, de no ser por Vaca y Dillo, un par de espíritus guías que ayudarán a Ainbo en su peligrosa cruzada.

 

Es esta la propuesta del director José Zelada, quién con una historia simple pero efectiva arriesga en la animación, un medio qué resulta dominado por aquellos gigantes que sin la necesidad de ser mencionados, son fácilmente ubicados. El problema es que para destacar sobre estos regidores, se debe entregar una pieza animada prácticamente impecable, requisito que Ainbo: La Guerra del Amazonas no cumple.

 

Porque efectivamente, su trama es interesante y la película es entretenida, pero en general no va más allá de eso. El planteamiento y la resolución de los problemas en el largometraje se sienten poco orgánicos, por lo que el desarrollo de la película parece no llevar a ningún sitio en particular. Esto se convierte en un problema aún mayor cuando salpica al desarrollo de los personajes, quienes parecen tener cada vez motivaciones más débiles, y aprendizajes menos trascendentes. que se deben en gran medida al uso de la fórmula clásica que ha sido reutilizada en cientos de ocasiones por diversas películas.

 

Pero aún con todo esto, el largometraje si tiene un interesante as bajo la manga, y ese es el villano principal de la cinta, el cual más allá de su discurso maligno y su aparente crueldad, erige una metáfora que representa gráficamente la voraz hambre del hombre blanco, quien víctima de su constante necesidad de dominio y expansión, a destruido una enorme cantidad de pueblos y regiones bajo el estandarte de la civilización. Claro que el tratamiento que se le da a esto es meramente superficial, pero no por ello deja de ser una aportación a tomar en cuenta.

 

Quizá la vara para medir este largometraje resulte injusta ya que no dejamos de hablar de una cinta para el público infantil, quien saldrá satisfecho con el resultado final, pero como se esclareció al principio, el cine iberoamericano debe seguir abriéndose paso en esta selva gigantesca que representa la industria cinematográfica mundial, y para ser honesto, resulta complicado que Ainbo: La Guerra del Amazonas tenga lo necesario para sobrevivir a los grandes depredadores que acechan en las carteleras.

También te podría gustar...