El retiro de Tom Brady dispara un 328% de búsquedas en artículos coleccionables

Nunca en la historia del futbol americano profesional, un jugador causó tanta controversia y admiración como el emblemático número 12, así es, hablamos de Tom Brady. Ya sean sus 7 Super Bowls ganados, por encima de cualquier otra franquicia; haberle ganado a los 32 equipos de la NFL, o simplemente ser el jugador que más apariciones en postemporada tuvo, o el que más victorias ostenta, entre otros récords, lo cierto es que llegamos al ocaso de una carrera que duró 22 años.

Sin embargo, para entender el efecto que Tom Brady ha generado en los fanáticos, y no fanáticos del deporte, hay que empezar analizando su impacto fuera del emparrillado. La “Bradymania” se empezó a construir prácticamente desde su primer anillo de campeonato, en donde una entrada autografiada por el entonces joven mariscal de campo para el Campeonato de Novatos 2000, se vendió hace unos días a través de eBay, por la exorbitante cantidad de 2.3 millones de dólares.

Ha sido tal la fiebre que generó el anuncio del retiro de Tom Brady, que las reacciones no esperaron alrededor del mundo entero quienes buscaban hacerse de un fragmento del gran legado que forjó. Simplemente durante el fin de semana donde se especuló con su retiro, las búsquedas en eBay por artículos coleccionables se dispararon 328% en la plataforma; en donde las búsquedas de sus tarjetas de novato alcanzaron un 476%, sin mencionar que las ventas del mítico jersey con el número 12 se dispararon hasta un 341%.

Tom Brady no sólo ha logrado romper récords en la NFL, sino que en plataformas como eBay, el “G.O.A.T” ha impuesto sus propias marcas, demostrando que no hay escenario que no llegue a dominar, prueba de ello son solo algunos coleccionables que fueron adquiridos dentro de la plataforma como:

  • Tarjeta de novato autografiada en la contienda por los playoffs del 2000, con un valor de $555,988 dólares.
  • Boleto autografiado del juego de campeonato del 2000, con un valor de $400,100 dólares.

Los artículos coleccionables del considerado por muchos, el mejor de todos los tiempos, han desbordado la “Bradymanía” desde tarjetas coleccionables, boletos autografiados, jerseys, fotografías, y posters. Su legado parece no tener fin y la gente no ha escatimado en invertir algunos dólares para hacerse de un artículo que le recuerde al irrepetible Tom Brady.