Muerte en el Nilo podría ser la película perfecta para ver este 14 de febrero si estas soltero.

El amor sin duda nos hace vivir, sentir y percibir cada instante en la vida como si estuviéramos en un transe mágico, es un sentimiento que tiene el don de hacernos perder la habilidad de filtrar nuestros pensamientos acerca de la persona que nos enamoramos, a través de ciertos circuitos cerebrales ubicados en nuestro lóbulo frontal, los cuales son encargados de la planificación y toma de decisiones.

Convirtiéndose en un amor ciego e irracional, pudiéndolo notar mucho mejor cuando no estás enamorado, o ¨con el corazón roto¨ pues antes de ello, ignoramos las verdaderas intenciones de las personas para con nosotros, pero esto no solo ocurre en el amor romántico, también se da en el amor filial, que se refiere al que sentimos por nuestros familiares, pues al igual podría estar incitado por malas intenciones.

Muerte en el Nilo es esa película que demuestra que la ficción no esta tan alejada de la realidad, y que las ambiciones y las pasiones pueden llegar a sobrepasar siempre a este sentimiento en cualquier sentido. Un espontaneo romance y la traición de un amor serán los causantes de un misterioso caso trágico.

Basada en la clásica novela publicada en 1937 por la autora y maestra del genero policial, Agatha Cristine; Muerte en el Nilo nos transporta a aquella época en la que él experimentado detective Hércules Poirot se enfrenta a un misterioso caso lleno de traiciones, intereses y corazones rotos, en el que se verá envuelto tras encontrar de vacaciones a una romántica pareja en la tierra de los faraones.

En el medio de un placentero crucero hacia la Gran PIramide de Guiza, la tragedia se hará presente pues Linnet  (Galga Dot) y Simon (Armie Hammer) se ven asechados por la presencia de su ex prometida Jaqueline (Emma Mackey), quien los ha perseguido durante toda su luna de miel, esto a causa de su obsesivo amor y la traición que le antecede al matrimonio de ellos, es así como la duquesa adinerada de Linnet embarca en su viaje a Poirot (Kenneth Branagh)  con la insistente intención de evitar una tragedia, sin embargo, más tarde que temprano esta sucede.

Un asesinato a sangre fría, sería solo el comienzo del misterio abordo, Poirot tendrá que reunir cada uno de las piezas del rompecabezas al mismo tiempo que descubre su soledad recorriendo aquellos recuerdos que lo han conducido a convertirse en el egocentíco detective

Con una dinámica narrativa, y unas gotas de comedia, Muerte en el Nilo es un film que da en el blanco para aquellos a quienes el amor a demostrado qué si es descabellado, insensato o desmedido, puede llegar a ser fulminante.