La atrofia vaginal afecta a mujeres con Menopausia

La atrofia vaginal es una condición que afecta a 6 de cada 10 mujeres antes de la llegada de la menopausia, ocasionando molestias vaginales, dolor en las relaciones sexuales  e incluso infecciones genitales y urinarias.
En muchas ocasiones está afectación puede ser desatendida por vergüenza falta de información, por costumbre o por desconocimiento, actualmente, existen alternativas que humectan, hidratan y regeneran el tejido permitiendo el restablecimiento de la salud vaginal.
El doctor Alejandro Vázquez Alanís médico gineco-obstetra y ex vicepresidente de la Asociación Mexicana para el Estudio del Climaterio (AMEC), definió que la atrofia vaginal se caracteriza por el adelgazamiento, resequedad, inflamación y pérdida de elasticidad de las paredes vaginales.
 También resulta como consecuencia de la disminución de la producción de estrógenos asociados principalmente a la menú a la transición menopáusica afectando la salud genitourinaria la plenitud sexual y la calidad de vida de las mujeres.
La atrofia vaginal puede complicar la vida de muchas mujeres y limita su relaciones sexuales provocando sequedad picazón y ardor vaginal así como el estrechamiento y acortamiento del canal vaginal y dolor durante el coito.
Puede manifestar un aumento en la frecuencia urgencia de orinar infecciones urinarias más recurrentes pérdida involuntaria de la orina incontinencia urinaria y problemas en el piso pélvico.
Esta condición puede ser un verdadero problema para muchas mujeres que no presentan ya sea por vergüenza o por considerarlo un proceso natural propio de la edad sin embargo se resigna a vivir con estos síntomas limitando sus actividades cotidianas su vida sexual o presentando molestias urinarias.
La atrofia vaginal sin un tratamiento médico puede empeorar con el paso de los años. De acuerdo con la Sociedad Norteamericana de Menopausia, el tratamiento de primera línea para el alivio de la atrofia vaginal son los humectantes e hidratantes vaginales no hormonales.
El doctor Alejandro Vázquez Alanís enfatizó que el uso de hidratantes vaginales no hormonales con mayor eficacia y evidencia científica disponibles en México se encuentran el Gynomunal, gel tópico vaginal no hormonal cuyos componentes han demostrado mejorar los síntomas de la atrofia vaginal.
La innovadora fórmula de Gynomunal ayuda a mejorar la humectación e hidratación natural de la vagina permitiendo la regeneración de la pared vaginal con resultados favorables desde las primeras aplicaciones.
Dentro de los componentes activos está el acido hialuronico de Gynomunal, este optimiza el balance de agua en los tejidos, además de facilitar la migración de las células durante la inflamación y el proceso de reparación tisular, conservando así la integridad del tejido vaginal.
La vitamina e y el humulus lupulus con efecto antioxidante y antiinflamatorio evita el daño de tejidos vaginales por oxidación o envejecimiento ayudando a la regeneración y contribuyendo a que las paredes vaginales recuperen su humectación e hidratación elasticidad y rugosidad.
El doctor Julio Morfín Martín médico gineco-obstetra, Uroginecólogo y Gerente Médico de Ifa Celtics, destacó que Gynomunal no solo está indicado para mujeres con atrofia vaginal derivado de la menopausia.
Se puede indicar en cualquier condición donde haya una disminución de estrógenos, ya sea después del parto, durante la lactancia, cuando se utilizan anticonceptivos, después de tratamientos para el cáncer o en pacientes con enfermedades autoinmunes.
La atrofia vaginal es un problema que seguirá en aumento entre las mujeres mexicanas posmenopáusicas pues estima que para el año 2035 1 de cada 3 estará en la etapa de climaterio actualmente el 50% y 70% de las mujeres con atrofia vaginal no acuden al médico para recibir tratamiento debido a los prejuicios que esto conlleva.
La importancia de acercarse con su médico ginecólogo determinará la mejor estrategia en cada mujer para restablecer su salud vaginal y plenitud sexual.
Un tratamiento médico adecuado es importante para promover la salud vaginal, en conjunto con las modificaciones en el estilo de vida,  cómo mantener un peso saludable, evitar fumar y llevar una alimentación equilibrada.