VW pone en marcha nuevamente el ‘Half-track Fox’

Vehículos Clásicos de VWVC acaba de terminar la tarea de regresar a un vehículo único de 60 años a las perfectas condiciones en las que estaba originalmente: ¡el ‘Half-track Fox’! Este T1 fue producido en la planta de Hannover en mayo de 1962, y luego enviado a su comprador en Austria. Después de un corto periodo de vida como un T1 normal, se transformó en manos de un ingenioso mecánico vienés de Volkswagen en un especialista alpino: Kurt Kretzner convirtió la Combi en un T1 con cuatro ejes – dos de ellos equipados con un mecanismo de desplazamiento de oruga y dos que dirigían el vehículo con neumáticos dobles. Y así creó el que probablemente es la Combi con más capacidad todoterreno que jamás se haya visto en las laderas montañosas de este mundo.

Fuentes históricas cuentan que él era un ávido esquiador. Afirmó que en las regiones montañosas de Austria había escasez de camionetas con capacidades todoterreno de alto estándar; que fueran fáciles de conducir, pero que pudieran subir hasta la más alta pradera alpina. “Un ayudante ideal para todos: cuidadores de cabañas en las montañas, cazadores, silvicultores, médicos, ingenieros de mantenimiento de telesquí, torres de televisión y radio, tuberías y cosas similares”, como escribió más tarde Kretzner en la literatura de ventas para el Half-track Fox. “Al principio, eché un vistazo a mi alrededor, pero no pude encontrar el vehículo con el que soñaba. Entonces, decidí construirlo yo mismo”. Al igual que Ferry Porsche dijo e hizo una vez, también lo hizo Kurt Kretzner. El inventor pasó más de cuatro años diseñando y construyendo su escalador de montañas. Al parecer se construyeron dos ‘Fox’ hasta 1968, pero cuando se llegó al tercero, la producción se detuvo. Lo que ha sobrevivido, sin embargo, es al menos un ejemplo del Half-track Fox.

Lo que el mecánico vienés plantó debajo de la carrocería de la Combi pintada de naranja fue, en la parte delantera, un eje doble de dirección con neumáticos dobles de 14 pulgadas y, en la parte posterior, otro eje doble con sistema de desplazamiento de oruga. Las cadenas fueron montadas sobre neumáticos de 13 pulgadas y una construcción que él mismo diseñó hecha de elementos de aluminio con bloques de goma de dos centímetros de espesor para no dañar el asfalto. Como resultado de la doble dirección del eje delantero, el círculo de giro era menor a 10 metros, por lo que casi podía girar dentro de su propia circunferencia. Cada rueda estaba equipada con un freno. Un diferencial automático de deslizamiento limitado garantizaba una propulsión delantera distribuida hacia adelante incluso en nieve profunda. El T1 obtenía su potencia para esto de su motor plano estándar de 25 kW/34 HP con una capacidad cúbica de 1,192 cm3. El Half-track Fox alcanzaba una velocidad máxima de 35 km/h y por lo tanto solo era ligeramente más lento que el miembro del reino animal del que tomó su nombre.

Kurt Kretzner quería construir un vehículo de oruga que fuera muy fácil de dirigir. Fue precisamente por esta razón que el mecánico optó no por la dirección a través de cadenas en cada eje como en una excavadora, sino por una solución de media oruga (con cadenas sólo en los ejes de transmisión) y un mecanismo de dirección casi estándar, aunque doble en las ruedas delanteras. Y también es así como el inventor promocionó el Half-Track Fox: “El nuevo, ideal, fácil de conducir Half-track Fox que le permite dominar de forma segura y cómoda todo terreno difícil. Este vehículo se puede conducir en nieve, arena, terrenos pedregosos, praderas, pequeños arroyos y bosques”.

Con el paso de los años, el Half-Track Fox se veía rara vez. En 1985, el T1 apareció por última vez en Viena, antes de que a principios de la década de 1990 fuera adquirido por el Museo de Porsche en Gmünd. En algún momento, el Half-track Fox pasó entonces ser propiedad de la ‘Bullikartei e.V.’ – una sociedad de amantes de la primera generación de la Combi. En 2005, hicieron un primer intento de restaurar el vehículo alpino especial. Sin embargo, ya que los miembros de la sociedad estaban esparcidos por todo el país, lamentablemente no fue posible completar la restauración por razones logísticas.

A finales de 2018, el Half-track Fox se incorporó a la colección de Vehículos Clásicos de VWVC. El objetivo era volver a poner en marcha el Half-track Fox. Bajo su principio rector de “Erinnern. Erleben. Erhalten”. (Recordar – Experimentar – Preservar), los expertos en vehículos clásicos iniciaron así un minucioso proceso de restauración. La carrocería de 60 años fue, como es el caso de todas las restauraciones de fábrica en Hannover, despojada de la pintura, reparada, se le aplicó una capa de inmersión catódica y se pintó en el tono anaranjado original. Anaranjado mate, de hecho. La intención era regresar al día en que el Half-track Fox era reconocido de inmediato en el campo.

El equipo de Vehículos Clásicos de VWVC también se encargó de restaurar todo el sistema mecánico, así como el interior. El equipo pudo dar rienda suelta a su creatividad, ya que no había especificaciones onerosas. Los componentes de madera de haya y pino se adaptaron de manera individual en el espacio dentro del Half-track Fox, y se instalaron prácticos portaherramientas. En febrero de 2022, finalmente llegó el momento: el Half-track Fox volvió a abrirse paso a través de la nieve. Y lo hizo, efectivamente, con una buena capacidad cuesta arriba: tras la extensa restauración del T1 de cuatro ejes, el equipo de Vehículos Clásicos de VWVC pudo ver por sí mismo que el conductor era más propenso a rendirse en subidas pronunciadas que el Half-Track Fox.