«Todo en todas partes y al mismo tiempo», el resultado de explotar las probabilidades

En los últimos meses, el concepto del multiverso en el mundo del cine se ha vuelto uno de los temas más involucrados y requeridos para contar una historia o diferentes probabilidades partiendo de una misma premisa. Marvel es quizás el ejemplo más ilustrativo, como lo vimos en sus producciones como “What If”, “Loki”, “Spiderman No Way Home”, y claro, “Doctor Strange In The Multiverse Of Madness”.

Sin embargo, cada una de estas producciones apenas ha tocado la punta del iceberg de las diferentes vertientes que se pueden explorar con el concepto de miles de universos conviviendo a la vez y al mismo tiempo. Ya lo dijo Doctor Strange: “El multiverso es un concepto del que sabemos tan poco que da terror”, y vaya que también le da a muchos directores de cine.

En medio de toda esta locura por llevar historias multiversales a la pantalla grande, llega a las salas de cine de México la cinta “Everything, Everywhere, all at once”, con la dirección de Dan Kwan y Daniel Scheinert, perteneciente al estudio A24, una historia que justamente conjuga muchos elementos del multiverso a través de diferentes probabilidades que convergen al mismo tiempo y las lleva a su límite.

La historia nos presenta a Evelyn (Michelle Yeoh), una inmigrante china en Estados Unidos, que se ve envuelta en una aventura salvaje en la que solo ella puede salvar el mundo. Perdida en los mundos infinitos del multiverso, esta heroína inesperada debe canalizar sus nuevos poderes para luchar contra los extraños y desconcertantes peligros del multiverso mientras el destino del mundo pende de un hilo.

La película toma forma a través de diferentes géneros cinematográficos como pueden ser la comedia, la acción, la ciencia ficción, el drama, el terror, entre algunos otros más, lo cuales se van fusionando a lo largo de la historia, cambiando entre géneros sin mucha necesidad de argumentación, sino que solo por el hecho de que funciona para ayudar a que avance la historia.

Quizás el punto clave para que esta historia funcione es la libertad imaginativa y creativa que toma para colocar puntos clave de la narrativa y explotarlos a su máxima capacidad que resultan en diferentes probabilidades que no precisamente tienen que tener sentido, porque finalmente toda la narración parte de una misma premisa y aunque se desvía por diferentes caminos, retoma cada una de esas probabilidades para darle un final en conjunto.

Retoma muchos aspectos de la llamada teoría del caos, en donde mínimas acciones derivan en una serie de eventos inesperados, es ahí en donde no importa lo que suceda, siempre tendrá una consecuencia oportuna sin mucha relación entre sí, pero finalmente no hay explicación lógica para rechazarlo ya que estamos hablando de las probabilidades del multiverso dentro de una narrativa.

Del filme se puede esperar una gran cantidad de absurdos y exageraciones propias de cintas de comedia china, los elementos de éste tipo de películas está presente y rayan muchas en la desesperación por el abuso excesivo de la comedia, como aquellas películas del legendario actor Jackie Chan, en donde sin duda había acción pero con peleas sin mucho sentido lógico; no obstante no se debe dejar de lado que se trata de una ficción, y quizás de un homenaje a este tipo de filmes y al cine en general.

Finalmente es difícil tratar de definir cuál es la clasificación de la película, puedes conectar de muchas maneras y en muchas situaciones, pero al mismo tiempo te puede desencantar por mil razones, esa es tal vez la magia de esta cinta, es para todos y para nadie, pero sin duda es para los amantes del cine.