Imparte Rectora conferencia sobre violencia y desigualdad de género

La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Teresa García Gasca dictó la conferencia “Reflexiones sobre la violencia y la desigualdad de género en el liderazgo femenino”, invitada por el Instituto Municipal de la Mujer de San Juan del Río.

Durante la charla, la Rectora abordó la historia de la defensa de los derechos de las mujeres, la primera conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y el primer paro de mujeres; asimismo, explicó los tipos de violencia que existen y los grupos más vulnerables a sufrirla.

En materia de educación, respecto a la desigualdad de género comentó que, de acuerdo con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en el 2010, el número de estudiantes de sexo femenino que ingresó a Licenciatura pasó de 1.3 millones a 2.1 en el 2018; sin embargo, datos de la UNESCO refieren que durante el 2017 el porcentaje de mujeres graduadas de licenciatura y maestría -a nivel global- fue superior a los hombres, pero para programas de doctorado, las cifras se revierten.

“Sí podemos lograr graduarnos de licenciatura y maestría, pero se encuentra el techo de cristal en el doctorado, no por falta de capacidad, sino porque hay algo en el sistema, algo estructural que no está funcionando y que no permite que las mujeres continúen, se pausan, se frenan”, comentó.

Respecto a los campos de estudio en la práctica de la ciencia como profesión señaló que la brecha de género aumenta, ya que, a nivel mundial, durante el 2017, el 29 por ciento de investigadores fueron mujeres, mientras que, de acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, del total de los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), únicamente el 37 por ciento son mujeres.

Respecto a las cifras de mujeres en la UAQ refirió que a marzo de este 2022, se tuvieron 33 mil 760 estudiantes, de los cuales, del ingreso a bachillerato, el 60 por ciento fueron mujeres; 57 por ciento para Técnico Superior y Licenciatura; y 55 en posgrado.

Concluyó que falta perspectiva de género desde la educación, la cual permite visualizar diferentes fenómenos de la realidad, sus implicaciones y efectos, además de que ofrece una aproximación más allá de la naturaleza y de la biología.

“Sí, somos distintos en esencia biológica, pero tenemos derecho a las mismas oportunidades reconociendo nuestras diferencias también. Reconocer y eliminar los estereotipos, esto es indispensable desde la base”, destacó.