6 razones por las que debes incluir el frijol en tu vida

Los frijoles, presentes en la comida mexicana desde tiempos prehispánicos, han sido parte clave en nuestra alimentación debido al gran contenido energético que aportan en nuestra dieta, este súper alimento además de ser rico y nutritivo aporta a tu día a día más de lo que te imaginas, por eso el Consejo de Frijoles Secos de Estados Unidos (US Dry Bean Council) comparte los siguientes datos curiosos:

1.- Los frijoles como el shot de antioxidantes que necesitas en tu día a día.

Además de su alto contenido de fibra y proteína, un nuevo estudio encuentra que los frijoles, particularmente los negros, son una fuente rica de antioxidantes y pueden proporcionar beneficios para la salud similares a los de algunas frutas comunes, como las uvas, las manzanas y los arándanos.

Para la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, los frijoles de colores más oscuros se asociaron con niveles más altos de flavonoides y, por lo tanto, con una mayor actividad antioxidante.

2.- Los frijoles son buenos para tu estado de ánimo.

Aunque la depresión y otros trastornos del estado de ánimo son condiciones complejas que a menudo requieren un tratamiento integral, la evidencia sugiere que la elección de alimentos puede ayudar con los síntomas. En el último estudio sobre este tema, investigadores de España analizaron los hábitos alimentarios de personas con y sin síntomas de depresión.

Los sujetos que no tenían depresión tenían más probabilidades de ser consumidores regulares de frijoles. Las legumbres son ricas en el aminoácido triptófano y el mineral magnesio, los cuales se han relacionado con mejoras en el estado de ánimo y el bienestar mental.

3.- Para la fibra, nada mejor que los frijoles.

Según estudios de hábitos alimenticios, la persona promedio consume muy poca fibra. Dado que la fibra dietética está relacionada con un mejor control del peso y puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer, comer más alimentos ricos en fibra debería ser una prioridad para todos.

4.- Frijoles, una excelente opción para los bebés.

Los frijoles son incomparables en su contenido de fibra. Una porción de ½ taza proporciona alrededor de 8 gramos de fibra, que es solo un poco menos de un tercio de lo que los expertos recomiendan para el día. También es cuatro veces la cantidad de fibra en ½ taza de arroz integral y el doble de lo que obtienes de ½ taza de otras superestrellas de fibra como los frutos rojos.

La Academia de Nutrición y Dietética enlista los frijoles como un alimento apropiado a los seis meses. Los primeros alimentos para los bebés suelen ser cereales, frutas y verduras en puré. Pero una vez que su bebé haya aprendido a disfrutar algunos de estos alimentos, es hora de introducir una tarifa más alta en proteínas. Los frijoles son una buena opción para los bebés. Son ricas en proteínas, hierro, zinc y fibra, y tienen un sabor suave.

5.- Los frijoles son un cultivo sostenible.

Los frijoles son parte de la familia de las leguminosas. Las raíces de las plantas de leguminosas tienen nódulos que albergan buenas bacterias que pueden convertir el nitrógeno del aire en una forma que las plantas puedan utilizar, reduciendo así la necesidad de fertilizantes naturales o sintéticos. El suelo rico en nitrógeno de las leguminosas hace que otros cultivos como el trigo, plantados en el mismo campo en los años siguientes, sean aún más productivos.

6.- Los frijoles ayudan a prevenir enfermedades crónicas.

Los niveles altos de glucosa en sangre después de las comidas juegan un papel en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardíacas e incluso el cáncer. Esta observación ha ganado reconocimiento en la comunidad de atención médica en los últimos años.

Los frijoles secos, como el pinto, el negro, o el blanco, que forman parte de la especie Phaseolus vulgaris, se reconocen como alimentos de bajo índice glucémico que contribuyen a moderar los picos de glucosa después de las comidas. Este patrón dietético puede potencialmente prevenir o tratar algunas enfermedades crónicas por lo que expertos recomiendan añadirlos en la dieta diaria.