Qué es la vida sin amigos: 3 divertidos juegos que mejorarán tus lazos de amistad

Camaradas, BFs, compas, socios o como tú les llames a tus amigos más allegados, ellos siempre estarán ahí en las buenas o en las malas. Siendo hermanos y hermanas nacidas en otras familias, nos levantan el ánimo y escuchan nuestras preocupaciones. Por eso, cualquier excusa siempre es buena para celebrar la amistad.

A todos nos interesa mantener cerca a esas personas y reforzar los lazos emocionales, incluso con los que parece que ya no están ahí o tenemos diferencias. Existen cientos y cientos de acciones que podemos hacer para reforzar o reconectar el vínculo con un amigo. Pero muy pocas tienen la capacidad de demostrar lo divertido y reconfortante que es estar con un ser querido como lo es jugar.

Descubre tres juegos muy distintos entre sí que son fáciles de entender, tienen dinámicas de unificación y cualquiera puede entrar:

1.- Mimica. Conocido también como “charadas” o “adivina adivinador”, dependiendo de la región o país, es una actividad lúdica que requiere expresarse sin hablar y utilizar el lenguaje corporal. Los participantes escogen la temática, forman grupos y los que acierten qué quiere decir su compañero en un tiempo determinado, acumularán puntos.

La mímica ayuda a romper el hielo y a descubrir cómo trabajar en equipo al descifrar lo que otros intentan comunicar. Es una mecánica sencilla pero efectiva al momento de socializar hasta para los más introvertidos o los que tienen problemas para transmitir su estado emocional.

2.- Dungeons & Dragons (D&D). Este es un legendario juego de rol en el que la imaginación es el motor de todo, ya que los jugadores crean su propia historia, personaje y mundo. Una partida puede durar una tarde, algunos días, una semana o incluso meses, pero se puede pausar en cualquier momento. Las acciones se resuelven al lanzar un dado y las situaciones son impredecibles.

¿Por qué es bueno para potenciar la amistad? En D&D, los participantes tienen un objetivo en común: completar una campaña. Eso quiere decir que trabajarán siempre de la mano al tomar decisiones cruciales y progresar juntos. Además, como cada uno tiene habilidades diferentes, eso los complementa y hacen entender el uno al otro.

3.- El lado positivo. Se hace un círculo y alguien tiene que contar cualquier mala experiencia que le haya pasado. El truco está en que las otras personas escucharán atentamente el relato y luego uno por uno irán diciendo un aspecto positivo que sea resultado de esa vivencia.

El proceso ayuda primero a ponerse en los zapatos del que cuenta la historia al conocer un poco más de su vida y al mismo tiempo esa persona obtiene una visión optimista de sus problemas incluso ante la adversidad. Es el estado más puro de la sinceridad y la empatía.

Juntos es mejor

Lo único que falta es que llames a tus amigos y que los reúnas. Tienes tres maravillosos ejemplos de cómo el juego es un ejercicio de empatía y unión. Ya sea por imitar, tirar los dados o ver el lado bueno de las cosas, los mejores días de tus amistades apenas empiezan.