Mikhail Gorvachov, referente político del siglo XX

Por: Erik Castillo Cadena

Considerado por los analistas políticos como el último reformista soviético que logró poner fin a la Guerra Fría (1945-1991) y precursor de tanto de la Perestroika como del Glásnot, cuyas iniciativas buscaban movilizar a la economía de la URSS hacia procesos más democráticos y de libre mercado, Mikahil Gorvachov, falleció el pasado martes 29 de agosto a los 91 años de edad.

Hasta ahora los reportes del Hospital Clínico Central de Moscú se han limitado a referir su deceso como una “enfermedad grave y prolongada” sin precisar mayores detalles al respecto.

Gorvachov, quien en 1990 ganó el Premio Nobel de la Paz por su aporte en la disolución de las tensiones entre la Unión Soviética y Occidente por más de 45 años, así como sus acciones de mediación en la unificación de Alemania que propiciaron la caída del Muro de Berlín en 1989, también es recordado por los exitosos tratados sobre el control de armas nucleares que llevó a cabo con los presidentes norteamericanos George Bush y Ronald Reagan, colocándole desde entonces como uno de los líderes políticos más importantes del siglo XX.

A pesar de todos sus aportes en materia de política internacional, su visión resultó demasiado disruptiva para una sociedad que se negó a seguir la lógica del sistema capitalista occidental bajo la que pretendía reformar los esquemas monetarios y bancarios de su país, de tal manera que la Perestroika (reconstrucción) y Glásnot (apertura), supusieron un reto difícil de aceptar para una sociedad comunista y debilitada económicamente, lo cual derivó en la disolución de la URSS para dar paso a la actual Federación Rusa.

Su personalidad fuera de lo común le llevó a aparecer incluso en comerciales de diversas marcas como Pizza Hut o Louis Vuitton y a ganar un Grammy en 2004 por la narración de Pedro y el Lobo, una obra literaria y musical escrita por Sergei Prokofiev.

Aunque tuvo puntos de discrepancia con el actual presidente Vladimir Putin porque éste siempre le reprochó el finde la URSS, Gorbachov tampoco gozaba de popularidad con países vecinos, ya que los ucranianos le prohibieron la entrada a su país después de que el ex líder soviético manifestó su apoyo de Crimea por parte de Rusia.

La muerte de Gorbachov, cierra un capítulo importante en la historia y geopolítica internacional, en un momento en el que los ojos del mundo continúan puestos sobre el conflicto bélico que libran Rusia y Ucrania desde el pasado mes febrero.