Majo Pérez da el salto más grande de su carrera con la obra “Que no se culpe a nadie de mi muerte”

Majo Pérez tuvo que pensarlo dos veces, pero al final lo hizo: sí, saltó al vacío. Esta sensación de brincar a la aventura sin saber exactamente qué hay del otro lado es lo que mejor define su decisión de aceptar el montaje de “Que no se culpe a nadie de mi muerte”, monólogo que se estrena el 17 de noviembre en el Teatro Ofelia, y se presentará todos los jueves.

“Es el paso más grande que he dado en mi carrera: hago a varios personajes y soy yo sola en el escenario durante una hora aproximadamente”, dice Majo Pérez justo después de terminar uno de los últimos ensayos generales.

“Para mí, como actriz, esta obra muy valiosa porque representa que finalmente me atreví a dar ese salto al vacío. Esta obra representa salirme de mi zona de confort, es un reto, es arriesgarme a crecer en mi carrera”.

“No se culpe a nadie de mi muerte” es un hito del teatro contemporáneo mexicano. Su primera temporada, con Valeria Vera en el escenario, se convirtió en un monólogo de culto entre el público mexicano.

Majo lo tiene muy presente: “De hecho, yo tuve la oportunidad de ver a Valeria y me pareció un trabajo formidable. Ahora la promesa para la gente que vaya a esta nueva puesta es que tendrá un acercamiento diferente a la obra; por supuesto que es el mismo texto (del dramaturgo Humberto Robles) pero lo interpreto desde mi propia perspectiva”.

“Que no se culpe a nadie de mi muerte” es una obra en la que una mujer se enfrenta a sus fantasmas: su mamá, su abuela, el hombre al que ama (quizá), la monja que la educó de niña. Mientras espera una llamada telefónica que decidirá si vive o muere, este personaje se plantea las grandes preguntas acerca de la violencia que sufren las mujeres, tanto física como emocionalmente.

Producida por Sergio Arroyo, la obra le llega a Majo Pérez luego de acumular prestigio como actriz de teatro en musicales y montajes tan exitosos como “La obra en la que todo sale mal”.

No obstante, la decisión de aceptar este monólogo fue complicada y de hecho primero dijo “no”.

“Lo primero que sentí cuando me lo propuso Sergio fue mucho miedo. Pero después lo pensé bien y me di cuenta de que, no por miedo iba a rechazar esta gran oportunidad de tener la fortuna de actuar en esta obra”.

Ahora que ya está a punto de estrenar, ese miedo ha cambiado por emoción en el corazón de Majo. “Obviamente hay cierta incertidumbre, pero la expectativa es que la gente lo acepte. De hecho, cuando publicamos el poster para anunciarlo en redes sociales, hubo una gran respuesta de personas que incluso ya vieron la obra con Valeria Vera y ahora quieren ver el trabajo que yo he hecho. Eso me emociona”.