Prevención: factor determinante para reducir el número de casos de cáncer de pulmón en el mundo

Si consideramos que el 30% de los casos de cáncer son prevenibles, mientras que otro 30% se puede diagnosticar oportunamente; hasta un 60% de probabilidad de curación existe en el cáncer, un padecimiento que atañe a millones de personas a nivel global y que en México afecta a más de 190 mil personas cada año.

Particularmente, el cáncer de pulmón afecta a casi 10 mil personas anualmente, convirtiéndose en una enfermedad “silenciosa” ya que no se detecta en etapa temprana, por lo que las medidas de prevención son fundamentales.

En este sentido y en el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Pulmón que se conmemora el 17 de noviembre, expertos de Pfizer hacen un llamado para la prevención y la atención oportuna. “En América Latina, pero particularmente en nuestro país, existen factores que contribuyen a desarrollar cáncer de pulmón ya que México es un país de alto índice de tabaquismo”, aseguró Francisco Olguín, director Médico para el portafolio de Oncología de Pfizer México.

Cabe destacar que de acuerdo con el Informe sobre el control del tabaco en la Región de las Américas 2022 de la OPS, México ocupa el sexto lugar a nivel regional con más fumadores adultos.

En este sentido, especialistas coinciden en reforzar la prevención a través de una prueba de detección para poder encontrar una enfermedad de manera temprana, cuando el tratamiento puede ser más eficaz.

¿Quién debe hacerse las pruebas de detección?

Aquellas personas con un antecedente de consumo de cigarrillo de 20 años-paquete, y que fuman ahora o han abandonado el hábito en los últimos 15 años, y tienen entre 50 y 80 años de edad.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Fumar es el factor de riesgo más importante de cáncer de pulmón, además de tener antecedentes de haber fumado un promedio de 30 cajetillas al año; estar entre los 55 y 74 años de edad y ser fumadores activos; además d exponerse o haberse expuesto a altos niveles de contaminación, radiación y asbesto.

Aunque hoy en día la prevención es uno de los recursos más efectivos para erradicar enfermedades, el acceso a novedosos tratamientos también ha demostrado ser una de las mejores formas de aumentar las posibilidades de prolongar la vida de los pacientes con una mejor calidad, aún en etapas avanzadas.

Por último, el Dr. Olguín añadió que la suma de esfuerzos entre la comunidad médica, compañías de innovación como Pfizer e instituciones de salud, contribuyen a que las cifras de incidencias y muertes por cáncer de pulmón se reduzcan a mediano y largo plazo, logrando que más familias gocen del bienestar de sus seres queridos.