Todos podemos ser papás; fundamental, diagnósticos tempranos y tratamientos personalizados con calidez y calidad

Ser padres es parte de la naturaleza humana y nos llena de alegría saber que podemos formar una familia; sin embargo, en ocasiones la información con la que cuentan los pacientes no es la correcta porque lamentablemente persisten mitos en torno de la fertilidad que deben ser aclarados sobre todo para que quienes tengan el propósito de ser papás lo logren este nuevo año, consideró la doctora Cintia Mejía.

La especialista en ginecología y obstetricia dijo que entre esos mitos se dice que la mujer es fértil mientras tenga menstruación, pero aclara que “según avanza la edad de la mujer, disminuyen las tasas de embarazo – y de tener un recién nacido vivo y sano – como consecuencia de la disminución de la reserva ovárica; esto es, de la calidad ovocitaria (de los óvulos) y del aumento de las alteraciones genéticas”, no de la menstruación per se.

La también experta en biología de la reproducción humana, añadió que la mejor edad para buscar un embarazo es entre los 21 y los 29 años. Para ser más concretos, la edad más fértil de una mujer es entre los 21 y los 27 años, cuando se tiene hasta el 25 por ciento de posibilidades de concebir al primer mes de intentarlo.

Y es que otro mito es que socialmente se piensa que en las mujeres recae la responsabilidad de tener hijos; no obstante, debemos estar atentos también a que en 20 por ciento de los casos de infertilidad puede ser por parte del hombre, pues ellos pueden presentar dificultades para que la pareja alcance el sueño de tener un bebé.

“Cuando la pareja decide acudir con especialistas el primer paso es realizar una correcta historia clínica que comprende exámenes físicos, así como una espermatobioscopia y exámenes complementarios en el caso de los varones”, señaló la integrante del equipo médico de UR Crea Medicina Reproductiva.

Sobre la fertilidad de los hombres, destacó que para que un hombre se considere fértil debe tener un conteo mínimo de 16 millones (de espermatozoides) por mililitro, de acuerdo con la actualización del manual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2021.

La experta añadió que las causas más frecuentes de infertilidad masculina son las que afectan la producción y calidad de los espermatozoides; no obstante, puede surgir también por desequilibrios hormonales, obstrucción o ausencia de los conductos implicados en el recorrido del semen durante la eyaculación, así como por la presencia de enfermedades transmisión sexual, el estilo de vida o la edad.

Agregó que otro mito es el costo de los tratamientos pues, contario a lo que se piensa, son accesibles de acuerdo con cada caso, pues se tiene que revisar de forma personalizada a los interesados en ser padres para determinar el abordaje que puede ser con tratamientos de baja o alta complejidad. “La ciencia y la investigación han avanzado enormemente y ahora contamos con mejor tecnología que por medio de investigaciones y colaboraciones entre países aumentan las posibilidades de alcanzar el anhelo de ser padres”.