BMW Group lleva los vehículos de hidrógeno a la carretera

Spread the love

BMW Group presenta a los representantes de los medios internacionales los primeros vehículos de una flota piloto que entrará en servicio este año. Después de cuatro años de trabajo de desarrollo, el BMW iX5 Hydrogen y el proyecto de desarrollo están entrando en su próxima fase crítica.

La flota de menos de 100 vehículos se empleará a nivel internacional con fines de demostración y prueba para varios grupos objetivo. Por lo tanto, esta experiencia de conducción activa será la primera oportunidad para que las personas que no participan en el proceso de desarrollo obtengan una impresión directa de lo que ofrece el BMW iX5 Hydrogen.

“El hidrógeno es una fuente de energía versátil que tiene un papel clave que desempeñar en el proceso de transición energética y, por tanto, en la protección del clima. Después de todo, es una de las formas más eficientes de almacenar y transportar energías renovables”, comentó Oliver Zipse, Presidente del Consejo de Administración de BMW AG. “Deberíamos utilizar este potencial para acelerar también la transformación del sector de la movilidad. El hidrógeno es la pieza que falta en el rompecabezas cuando se trata de movilidad libre de emisiones. Una tecnología por sí sola no será suficiente para permitir una movilidad climáticamente neutral en todo el mundo.”

El BMW iX5 Hydrogen.

El BMW iX5 Hydrogen desarrollado sobre la base del actual BMW X5 se presentó por primera vez como concepto en la feria IAA de 2019. Los prototipos iniciales se pusieron a disposición en el IAA Mobility 2021 para que los visitantes los experimentaran en acción como vehículos de traslado.

Su sistema de celdas de combustible de hidrógeno es una prueba más de la experiencia de desarrollo líder de BMW Group en el campo de las tecnologías de propulsión eléctrica. BMW Group está impulsando sistemáticamente el desarrollo de la tecnología de celdas de combustible de hidrógeno como una opción adicional para la movilidad individual local libre de emisiones en el futuro.

La experiencia tecnológica de BMW.

BMW Group produce los sistemas de celdas de combustible altamente eficientes para la flota piloto en su centro de competencia interno para hidrógeno en Múnich. Esta tecnología es uno de los elementos centrales del BMW iX5 Hydrogen y genera una alta potencia continua de 125 kW/170 hp.

En la celda de combustible tiene lugar una reacción química entre el hidrógeno gaseoso de los tanques y el oxígeno del aire. Mantener un suministro constante de ambos elementos a la membrana de la celda de combustible es de vital importancia para la eficiencia del sistema de propulsión. Además de los equivalentes tecnológicos de las características que se encuentran en los motores de combustión, como enfriadores de aire de carga, filtros de aire, unidades de control y sensores, BMW Group también desarrolló componentes especiales de hidrógeno para su nuevo sistema de celda de combustible. Estos incluyen el compresor de alta velocidad con turbina y bomba de refrigerante de alto voltaje, por ejemplo.

BMW Group obtiene las celdas de combustible individuales de Toyota Motor Corporation. Las dos compañías han disfrutado de una asociación caracterizada por la confianza durante muchos años y han estado colaborando en sistemas de propulsión de celdas de combustible desde 2013.

Los sistemas de celdas de combustible se fabrican en dos pasos principales, basados en las celdas de combustible individuales. Las celdas se ensamblan primero en una batería de celdas de combustible. El siguiente paso consiste en ajustar todos los demás componentes para producir un sistema de pila de combustible completo.

Organizar las celdas de combustible en baterías es en gran medida un proceso completamente automatizado. Una vez que los componentes individuales han sido inspeccionados en busca de daños, la batería se comprime con una máquina con una fuerza de cinco toneladas y se coloca en una carcasa. La carcasa se fabrica en la fundición de metal ligero de la Planta de BMW Group en Landshut utilizando una técnica de fundición en arena.

Para ello se vierte aluminio fundido en un molde elaborado a partir de arena compactada y mezclada con resina en un proceso especialmente diseñado para este vehículo de serie pequeña.

La placa de presión, que suministra hidrógeno y oxígeno a la batería de celdas de combustible, está hecha de piezas de plástico fundido y fundición de aleaciones ligeras, también de la Planta de Landshut. La placa de presión forma un sello hermético al agua y al gas alrededor de la carcasa de la batería.

El ensamblaje final de las baterías de celdas de combustible incluye una prueba de voltaje junto con pruebas exhaustivas de la reacción química dentro de las celdas. Finalmente, todos los componentes se ensamblan para producir el sistema completo. Durante esta etapa de montaje del sistema, se montan otros componentes, como el compresor, el ánodo y el cátodo del sistema de celdas de combustible, la bomba de refrigerante de alto voltaje y el arnés de cables.

En combinación con una unidad de propulsión altamente integrada que utiliza la tecnología BMW eDrive de quinta generación (el motor eléctrico, la transmisión y la electrónica de potencia están agrupados en una carcasa compacta) en el eje trasero y una batería de potencia con tecnología de iones de litio desarrollada especialmente para este vehículo, el tren motriz canaliza una potencia máxima de 295kW / 401 hp hacia el piso. En las fases de avance por inercia y frenado, el motor también sirve como generador, devolviendo energía a la batería de potencia.

Resumen de los datos técnicos, prestaciones, consumo de combustible y autonomía del BMW iX5 Hydrogen:

Potencia máxima del sistema de propulsión general: 295 kW / 401 hp

Potencia eléctrica continua del sistema de celdas de combustible: 125 kW / 170 hp

Potencia máxima de la batería (tecnología de iones de litio): 170 kW / 231 hp

Potencia máxima de la unidad de propulsión eléctrica altamente integrada: 295 kW / 401 hp

Capacidad de los tanques de hidrógeno: 6 kg de hidrógeno (gaseoso)

Aceleración 0-100 km/h: menor a 6 segundos

Velocidad máxima: más de 180 km/h

Consumo de hidrógeno en el ciclo WLTP: 1.19 kg/100 km (84.03 km/kg)

Autonomía en el ciclo WLTP: hasta 504 km

También te podría gustar...