Cage y Hoult te chuparán la risa en Renfield

Spread the love

Nicolas Cage regresa a la pantalla grande en Renfield: Asistente de vampiro, interpretando a Drácula, el chupasangre creado por Bram Stoker. Sin embargo, este filme no se centra en el famoso vampiro sino en Renfield (Nicholas Hoult), su eterno y fiel asistente, quien durante décadas ha sufrido las humillaciones de su jefe, a pesar de que el propio Drac le ha otorgado ciertos poderes para cumplir con su tarea.

Así hallamos a Renfield, en una encrucijada para decidir que hacer de su vida si es que se atreve a abandonar al vampiro mayor. Bajo la dirección de Chris McKay, esta película es graciosa, gore, sanguinolienta, con una gozable presencia de Cage como un Drácula que supuestamente es el mismo que alguna vez encarnara Bela Lugosi. Extraordinarias escenas de combate entre Renfield y un grupo de narcotraficantes estadounidenses darán de qué hablar para los amantes de los subgéneros de acción y horror, a lo largo de la hora y media que dura la cinta, lo cual se agradece ya que además de jocoso, el filme no tiene más que decir.

O bueno, sí, una pequeña crítica a las relaciones tóxicas laborales y a la fácil manera en que los millennial se quiebran ante las presiones.

El único pero es la presencia de la actriz Awkwafina, reconocida por sus roles cómicos y algunas destacadas interpretaciones dramáticas, sin embargo, como la incorruptible oficial de policía y galana de la historia poco ofrece, tornándose en un personaje soso, inverosimil en una ya de por sí trama fantástica. Fuera de ella, Renfield: Asistente de vampiro funciona muy bien.

También te podría gustar...