RAFALE, un respiro de aire fresco en la gama alta de Renault

Spread the love

Renault acaba de anunciar el nombre de su futuro SUV coupé de gama alta, Rafale. Para definir este modelo y su presencia universalmente impresionante y su diseño audaz, se necesitaba un nombre distinto y emocionante con un sentido de la audacia. Pero, ¿qué historia y simbolismo tiene el nombre «Rafale» en Renault? Sylvia, Directora de Estrategia de Nombres de Modelos en el Departamento de Marketing Global de Renault, nos cuenta más cosas sobre la elección del nombre antes de que el futuro modelo se lance en picado.

En Renault, los nombres transmiten a menudo un significado simbólico, un sentido histórico, o incluso a veces ambas cosas a la vez. Es el caso de «Rafale», un nombre que alude a un pasado a veces olvidado y que, en una palabra, resume el posicionamiento, la imagen y el diseño del futuro SUV coupé que encarnará la gama alta de Renault dentro de unas semanas. Sylvia nos cuenta más.

«Pocas personas saben que el nombre ‘Rafale’ pertenece a Renault y forma parte de la historia de la marca. Hoy lo utilizamos por primera vez para bautizar un vehículo». Sylvia, responsable de la estrategia de denominación de modelos en la Dirección General de Marketing de Renault.

Un apodo de renombre

La palabra «Rafale» tiene una inmensa reputación; como nombre de un famoso avión de combate francés, está cargada de historia de récords y evoca los logros más prestigiosos de la nación en aviación. Esa historia comenzó con Louis Renault hace 89 años, pero pocos saben que el nombre «Rafale» pertenece a Renault desde 1936.

A principios del siglo XX, Renault fue pionera en la creación de motores alternativos no sólo para automóviles, sino también para trenes (automotores) e incluso aviones. Como explica Sylvia, «al contribuir a la aviación, Renault ya se esforzaba por ir más allá y superar las expectativas».

El fundador de la empresa, Louis Renault, era un apasionado de la aviación y en 1933 adquirió el fabricante francés de aviones Caudron. Creó entonces Caudron Renault y rebautizó todos los aviones de Caudron con términos relacionados con el viento: así, el C460 se convirtió en Rafale (ráfaga en francés) en 1934, el C500 en Simoun («simoon», viento del desierto), el C640 en Typhon («tifón») y el C714 en Cyclone.

El primer Rafale de la historia, el Caudron Renault C460, era un avión de carreras monoplaza. Fue diseñado para batir récords y sólo se fabricaron unos pocos, lo que podría haber relegado al avión al olvido. Pero la audacia estilística de su aerodinámica vanguardista y sus extraordinarias prestaciones dejaron su huella en la historia de la aviación, convirtiendo el modelo en una leyenda.

Según Sylvia, «el espíritu pionero de Renault y su afán por ir más allá fueron compartidos por famosas aviadoras, como Maryse Bastié y Hélène Boucher».

La famosa aviadora Hélène Boucher batió varios récords de velocidad en el Rafale, incluido el récord femenino de distancia superior a 1.000 km, cuando alcanzó los 445 km/h el 11 de agosto de 1934.

Y, en un guiño a la historia, «el Technocentre de Renault tiene ahora su sede en Guyancourt, ¡que es donde se encontraban la base de entrenamiento y las pistas del aeródromo Caudron Renault!», sonríe Sylvia.

Un diseño impresionante

La forma icónica del Caudron Renault Rafale fue diseñada por Marcel Riffard. Este ingeniero aeronáutico también diseñó autos para Renault, como el Nervasport y el Viva Grand Sport. Este último era un modelo extremadamente lujoso propulsado por un motor recto de 6 cilindros. En los anuncios de la época, Hélène Boucher, entonces contratada por Renault, se deshacía en elogios al volante del Viva Grand Sport.

Tanto la aviación como la automoción son disciplinas pioneras que impulsan el progreso y la innovación. En consonancia con su famoso legado del mismo nombre, el nuevo Renault Rafale busca la excelencia a través de su diseño y aerodinámica. Su impresionante silueta ha sido diseñada para distinguirlo como un SUV coupé icónico y decididamente francés dentro de la gama alta de Renault.

«El nombre ‘Rafale’ evoca inmediatamente tecnología, rendimiento y un sentido de audacia, así como placer de conducción y agilidad», dijo Sylvia. «Es un nombre muy significativo que se inspira en nuestra historia al tiempo que evoca perfectamente el posicionamiento de nuestro futuro coupé SUV de alta gama. Estoy seguro de que al Rafale le espera un futuro prometedor, junto a los demás vehículos de la gama Renault.»

Un respiro de aire fresco en la gama alta

El nuevo Rafale representará, por tanto, la gama alta de Renault. Para ilustrar la estrategia de la marca en el segmento D, junto con el Nuevo Espace, el modelo necesitaba un nombre impactante y con carácter propio. Y la elección del nombre, «Rafale», no fue casual: es lógico y lleno de significado.

Para muchos, la propia palabra evoca inmediatamente ciertas asociaciones, evocando subliminalmente todo un universo, y en particular la aviación. «En los años 30, Caudron Renault probó en la aviación una tecnología que luego utilizaría para desarrollar futuros autos, al igual que la Fórmula 1 es ahora una fuente de tecnología para los vehículos actuales», explica Sylvia.

En francés, la palabra rafale, de pronunciación elegante, es un término que designa una fuerza de la naturaleza y evoca naturalmente la imagen de algo que se desliza por el aire. Y tanto en la aviación como en la automoción, Rafale está vinculado a la aerodinámica y la eficiencia, y en particular a una forma aerodinámica. «Rafale» evoca el viento que parece haber esculpido su carrocería aerodinámica. La palabra alude a la silueta aerodinámica del vehículo y a su fuerte carácter», explica Sylvia.

Por último, pero no menos importante, como rafale es una palabra francesa, simboliza un sentido muy francés de la excelencia. Sylvia concluye: «al igual que el Austral y el Espace, el nombre del Rafale se inspira en nuestro ADN recordándonos nuestras raíces francesas».