Ramírez Racing se pierde del podio debido a contactos

Spread the love

La sexta fecha de la NASCAR México Series que se corrió en el Autódromo Miguel E. Abed, de Amozoc, Puebla, fue de sabores agridulces para el equipo Ramírez Racing, ya que luego de ofrecer una gran carrera, un contacto en la parte final frustró un posible podio.

El fin de semana comenzó con grandes expectativas, ya que el piloto capitalino logró marcar buenos tiempos durante las prácticas y se colocó dentro de los punteros, sin embargo, debido a una intensa lluvía que cayó sobre el Miguel E. Abed, la calificación fue suspendida, por lo que se decidió que arrancaran conforme a estado de campeonato intercalando categoría NASCAR México Series y Challenge.

Esta situación afectó al experimentado piloto, ya que al combinarse la parrilla de salida, se relegó al sitio 16, sin embargo, José Luis sabía que tenía un auto competitivo para remontar y pelear por un lugar en el podio, por lo que se mentalizó en atacar desde los primeros giros para colocarse en la delantera.

Durante el primer stage, Ramírez se mantuvo dentro del top-10 general, la estrategia era cuidar el auto y estudiar a sus rivales para identificar cuáles eran sus puntos vulnerables, tarea que hizo a la perfección, cerrando la primera mitad de la carrera en la sexta posición.

Cuando se presentó la bandera amarilla de competencia, el piloto y el equipo Ramírez Racing, hicieron ajustes que le cayeron de maravilla al auto #08 de Prestoflam, mismos que se visualizaron de inmediato cuando se dio el rearranque, en un abrir y cerrar de ojos se catapultó dentro del top-3 y así se mantuvo por casi el segundo tercio de la competencia.

Pero a pesar de que el manejo de José Luis fue casi perfecto y de que el auto #08 estaba en su máximo de prestaciones, cuando defendía la P3, un contacto justo a la entrada al circuito interior del Autódromo Miguel E. Abed, lo hizó perder posiciones, quedando treceavo. Sin embargo, volvió al ataque y protagonizó otra buena remontada.

A los pocos giros, José Luis, volvió a demostrar su gran manejo y pronto de colocó dentro de los primeros ochos sitios, aun había tiempo de acercarse a los punteros, pero de nueva cuenta un contacto fue determinante para el #08.

Ahora, en la salida de las curvas, en la entrada a la recta trasera del autódromo, un contactó provocó una pinchadura y afectaciones al radiador justo cuando se rodaba el giro 66. Esto obligó a una entrada a pits que fue determinante culminando así una carrera de sabores agridulces para el volante del equipo Ramírez Racing.

“Es una lástima como terminamos la carrera, luego de hacer un gran trabajo previo, dejar un auto en óptimas condiciones, listo para ganar, y de ser protagonistas durante todo el fin de semana, los contactos nos echaron a perder todo. Aunque sacamos grandes datos y pudimos hacer ajustes para mejorar el carro en plena carrera, eso no nos quita el mal sabor de no poder concluir. Estamos más que preparados para ganar carreras y así seguiremos trabajando hasta volver a subirnos a lo más alto del podio en lo que queda de la temporada”, dijo José Luis Ramírez.

La revancha para el equipo Ramírez Racing llegará cuando la NASCAR México Series se presente en el Autódromo Monterrey el 29 de julio cuando celebre su séptima fecha de la temporada 2023.

También te podría gustar...