Descubre lo que Cuyutlán te ofrece estas vacaciones

Spread the love

A unos 40 minutos de Manzanillo, el estado de Colima resguarda un lugar paradisiaco, un sitio en el que sus visitantes encuentran el escenario perfecto para relajarse y disfrutar del ambiente tropical de la región; se trata de Cuyutlán, una pequeña ciudad costera en el municipio de Armería que cuenta con hermosas playas, riqueza cultura, natural y una amplia variedad de actividades.

La playa de Cuyutlán es una de las más populares en la zona, pues sus olas son excelentes para que los amantes del surf practiquen este deporte. Adicionalmente, a los alrededores hay una amplia variedad de restaurantes y bares donde los turistas pueden disfrutar de la comida local y de bebidas refrescantes.

Sin embargo, la verdadera magia del lugar proviene de la famosa Ola Verde, un espectáculo natural que si se corre con suerte puede apreciarse. Se trata de pequeñas partículas verdes fosforescentes que aparecen sobre las olas, generalmente durante los meses de abril y mayo. Mismo nombre que se le dio a una enorme ola de 20 metros de altura que en 1932 arrasó con todo.

Un imperdible más de este lugar es su santuario de tortugas marinas, un centro de conservación responsable de proteger y preservar la vida de esta especie. Los visitantes del Tortugario aprenden sobre estas criaturas y sus hábitats naturales al mismo tiempo que pueden participar activamente en la liberación de tortugas al mar o bien observar a las crías recién nacidas.

Por otro lado, La laguna de Cuyutlán, es un lugar perfecto para la pesca, paseos en bote y la observación de aves. Los turistas quedan maravillados con la majestuosidad de este cuerpo de agua y por cantidad de especies de aves, como pelícanos, garzas, y águilas que alberga este sitio.

Pero si algo hace famoso a este pintoresco pueblo colimense, es que en él se produce la famosa sal de Colima, con un gran valor para la gastronomía y el turismo. Tan relevante es esta actividad para Cuyutlán que incluso cuentan con el Museo de la Sal y una ruta turística de la sal.

¿Por qué la sal colimense es famosa? Hay tres respuestas posibles a esta pregunta, la primera es el sabor; su pureza, propiedades y los pequeños cristales que se forman en la superficie del agua, llamados flor de sal, los cuales son especialmente apreciados en la alta cocina internacional. Segundo, por sus bajos niveles de sodio es más saludable que la sal refinada e incluso es recomendada para personas con enfermedades como diabetes e hipertensión. Y tercero, su método de producción artesanal envuelve a la sal en una mística especial.

Para quienes deseen visitar las salineras o salinas (las cooperativas que trabajan para obtener la sal) pueden hacerlo de marzo a junio, pues de julio a enero desaparecen, cubiertas por las aguas de la laguna de Cuyutlán. Sugerimos hacer este interesante recorrido por medio de un tour de la mano con expertos para conocer de cerca el proceso de recolección de este condimento, conocer a las familias que se dedican a mantener viva esta tradición y tomar increíbles fotografías de los espejos de agua, los atardeceres y los paisajes estrellados de este pueblo encantado.

En resumen, Cuyutlán es un lugar ideal para aquellos que buscan un ambiente relajado y tranquilo para disfrutar del sol, la playa y la naturaleza. La combinación de sus hermosas playas, el santuario de tortugas marinas, la sal y la laguna de Cuyutlán, hacen de este destino un lugar perfecto para aquellos que desean desconectarse y disfrutar de un ambiente tropical único.