La Monja 2, estridente pero gozable

Spread the love

Estridente, previsible, repleta de jump scares y formulaica, son sólo algunos elementos para definir el filme, La Monja 2. Bajo la dirección de Michael Chaves (La Llorona), esta secuela podría pasar desapercibida de no ser por su impecable campaña de marketing y esa bonita sensación de que estamos ante un producto comercial presentado con una inmejorable estética, una atmósfera de horror lúgubre que hace honor a las mejores versiones fílmicas de lo gótico.

Así, entre oscuros pasadizos de un noviciado hasta casonas francesas de los años cincuenta, la cinta, protagonizada por Taissa Farmiga, es entretenida, resaltando como un ladrillo más en el universo de El Conjuro creado hace unos años por el cineasta, James Wan.

Si bien presenta la eterna lucha del Bien vs el mal, La Monja 2 logra mantener al público en el filo de la butaca con elementos propios de la franquicia, incluyendo inesperadas apariciones de la malévola religiosa y presentando una nueva entidad, la cual luyce espectacular en pantalla. Farmiga consigue una mejos actuación ya sin ser opacada por Demián Bichir, convirtiéndose en la heroína que necesitaban los ladrillos de El Conjuro.

Gozable de principio a fin, La Monja 2 no decepcionará a los fans de la saga ni a los nuevos espectadores. Chaves podría convertirse en el siguiente arquitecto de esta serie de películas, quien, a pesar de la infravalorada La llorona, con esta segunda oportunidad logra convencer a los amantes del género que es el director indicado para refrescar las tramas.

También te podría gustar...