Porsche 911 logra nuevo récord mundial de altura en Chile

Spread the love

6 734 metros sobre el nivel del mar, ningún automóvil ha llegado tan alto. El 2 de diciembre, el piloto de carreras Romain Dumas estableció un nuevo récord mundial en la cima de la cresta oeste del volcán Ojos del Salado en Chile, conduciendo un Porsche 911 significativamente modificado que funcionaba con eFuels. Fue apoyado por un equipo internacional compuesto por miembros de Chile, Francia, Alemania, Estados Unidos, Canadá y Suiza.

El equipo que apoyó al tres veces campeón de Le Mans, Romain Dumas, enfrentó condiciones extremas, el aire a esa altitud era solo la mitad de denso que al nivel del mar, mientras que las temperaturas rondaban los 20 grados bajo cero.

«Nunca olvidaré esta experiencia. Fue una sensación extraordinaria conducir donde ningún automóvil ha estado antes», dijo Romain Dumas poco después de descender del volcán. «El 911 logró ir más alto que cualquier otro vehículo terrestre en la historia. Alcanzamos un punto donde nos encontramos con la verdadera cumbre de la cresta oeste, no pudimos ir más alto. Por lo tanto, esta fue realmente la altitud máxima que se puede alcanzar. Un momento de orgullo para todo el equipo, y estamos agradecidos por el apoyo y la confianza de todos nuestros socios, cada uno de los cuales hizo esto posible».

La expedición que utilizó dos modelos de Porsche 911 significativamente modificados contó con el apoyo de HIF Global, Schaeffler Group, Mobil 1, BFGoodrich y TAG Heuer. Estas empresas apoyaron al equipo internacional de guías, ingenieros, conductores y montañistas con experiencia y tecnología.

«Felicitaciones a todo el equipo, un logro notable e inspirador», dijo el Dr. Frank Walliser, Vicepresidente de Arquitectura y Características de Vehículos Completos en Porsche AG. «Este proyecto comenzó como un ‘qué pasaría si’ y estoy muy orgulloso de trabajar para una empresa que realmente cree en empujar los límites y aprender explorando. Los dos modelos 911 utilizados en esta expedición funcionaron con eFuels, que se producen en la planta piloto HIF «Haru Oni» en Punta Arenas, que fue iniciada por nosotros, y se mezclan según las regulaciones de combustible actualmente aplicables».

«Estamos emocionados con este resultado y de haber sido parte de este equipo cercano y apasionado que trabajó en un proyecto tan especial», dijo Clara Bowman, COO de HIF Global. «Esta es una demostración rotunda de la capacidad de los eFuels sintéticos de HIF Global, que funcionan en las condiciones más extremas y exigentes imaginables. Establecer un nuevo récord después de tanto tiempo es un logro impresionante».

El proyecto marcó el regreso del automóvil y el equipo al volcán Ojos del Salado, después de haberlo visitado en 2022 y superar los 6.000 metros en una carrera exploratoria.

Como contexto, la altitud máxima alcanzada equivale a 1.934 metros más allá de la cima del Mont Blanc. El récord anterior, establecido en 2020, alcanzó los 6.694 metros.

Detalles de fondo: los autos
Dos modelos del Porsche 911 modificados apodados ‘Doris’ y ‘Edith’ participaron en el intento de récord. El automóvil que rompió el récord fue desarrollado por RD Limited en colaboración con Porsche. El récord en sí fue logrado por Dumas en la variante ‘Edith’, más ligera y ágil. Esta versión especial extremadamente capaz fuera de la carretera se basa en el actual 911 Carrera 4S. Cuenta con un motor bóxer de seis cilindros de 3.0 litros y 443 hp (911 Carrera 4S: consumo de combustible* combinado (WLTP) 11.1 – 10.2 l/100 km, emisiones de CO* combinadas (WLTP) 253 – 231 g/km) que se mantuvo en su forma original y se combinó con la transmisión manual de siete velocidades estándar. El automóvil funcionó con lubricantes de fábrica de Mobil 1, que permitieron que el tren motriz funcionara sin problemas incluso en el clima extremadamente frío. El propio 911 demostró ser una excelente base; a través de la combinación de una construcción de chasis resistente pero ligera, una potencia amplia y la capacidad de adaptarse bien a altitudes extremadamente altas.

Ambos autos estaban equipados con asientos de fibra de carbono y arneses de cinco puntos. De igual forma, se agregaron ejes portal para aumentar la distancia al suelo (ahora 13.7 pulgadas / 350 mm). Éstos también tuvieron el efecto de reducir las relaciones de engranajes, permitiendo una entrada de acelerador precisa y suave a baja velocidad. Además, los autos estaban equipados con una protección especial de fibra de aramida ligera pero extremadamente resistente en la parte inferior del vehículo, para permitir el deslizamiento sobre rocas.

El automóvil líder recibió una pieza adicional de tecnología muy especial, la dirección por cable, desarrollada y proporcionada por Schaeffler Group. El sistema llamado Space Drive era capaz de satisfacer las demandas únicas y extremas del volcán y el terreno, ofreciendo precisión y retroalimentación detallada para permitir que Romain Dumas colocara el automóvil exactamente donde lo necesitaba, a menudo mientras ascendía pendientes peligrosas y casi verticales.

Alcanzando la altitud récord
A lo largo de la expedición, el proyecto adoptó un enfoque cauteloso y prioritario en cuanto a la seguridad. El equipo tardó dos semanas en aclimatarse lentamente a las altitudes, ganando altura día tras día. Los autos no tuvieron tales dificultades: los sistemas estándar en el 911 detectaron el aire más delgado y ajustaron el suministro de combustible en consecuencia, lo que maximizó el rendimiento. Los expedicionistas monitorearon de cerca no solo su altitud, sino también su frecuencia cardíaca, patrones de sueño y quema de calorías a través de relojes inteligentes conectados, proporcionados por Tag Heuer. Esto fue supervisado por dos médicos que formaban parte del equipo debido a la lejanía del lugar y al riesgo siempre presente de mal de altura y otros riesgos para la salud provocados por la mezcla de aire delgado y temperaturas heladas.

A diferencia de 2022, el equipo encontró relativamente poca nieve en los niveles más altos del volcán, pero el desafío seguía siendo formidable, incluido encontrar un camino a través de los campos de rocas. El 911 atravesó la grava profunda y la ceniza volcánica que forma las pendientes, su sistema de tracción en las cuatro ruedas y el Conector Warp permitieron mantener el agarre.

El ascenso hacia la cima ocurrió el sábado 2 de diciembre, con el equipo partiendo a las 03:30 hora local. A las 15:58, se había alcanzado la cima y el final del viaje.

El equipo disfrutó de la increíble vista por un momento, tomó una fotografía para conmemorar la ocasión y luego comenzó cuidadosamente su descenso con la misma precisión y precaución que en el ascenso, llegando a su campamento base más de mil metros por debajo de la cima al día siguiente; cansados pero orgullosos. El 911 ‘Edith’ tenía algunas cicatrices nuevas y una capa de espeso polvo volcánico, pero estaba listo para realizar la misma hazaña una vez más.

También te podría gustar...