Napoleón ofrece concierto en el Día de la Mujer

Spread the love

José María Napoleón dio otra cátedra interpretativa la noche de ayer en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, que registró un lleno total para escuchar al nativo de Aguascalientes. Napoleón conquistó al público con su profesionalismo y su carisma, características que han marcado su longeva carrera musical que lo han convertido en un ídolo de este país.

Así, a las 20:45 horas, Napoleón saltó a escena entonando De vez en vez, Corazón bandido y Quisiera Prosiguió de inmediato con Tengo celos y Amor de habitación.

Ataviado de manera sencilla con una camisa de manga larga y pantalón de vestir en tonos oscuros, el cantante ofreció nostálgicos momentos con temas como Leña verde, 30 años, Lo que un día no será, Afuera está lloviendo, Y para qué. El legendario artista tomó un respiro, agradeciendo a los presentes por su lealtad.

Continuó con Cuando se pierde un amigo, Ella se llamaba Martha, Sin tu amor, El grillo y Canción del molino rojo. Si bien la mayoría de los asistentes pertenecía a la tercera edad, el ánimo no cesaba en el Coloso de Reforma.

Presentó un dueto con Mariachi Imperial ofreciendo Serenata huasteca, Recuerdo apagado, Aún estoy de pie, La feria de feria y Anoche soñé contigo. Cabe destacar que en el Día de Mujer, una intérprete femina fue la voz central de este mariachi.

Otro invitado especial de la velada fue su hijo José María con quien cantó Ese hombre soy yo y Me quedo a tu lado. Luego realizó un homenaje a Juan Gabriel, con quien interpretó Después de tanto (obvio, el finado artista de Ciudad Juárez apareció en una de las pantallas del Auditorio).

Cerca de las 22:45, Napoleón inició la despedida interpretando Ese hombre soy yo, Me quedo a tu lado, Pajarillo, la emblemática Eres, y Vive.

 

También te podría gustar...