Día Mundial del Riñón: Un llamado a la consciencia sobre la salud renal

Spread the love

Con motivo del Día Mundial del Riñón, conmemorado cada segundo jueves de marzo, México se une a la comunidad global para crear consciencia sobre la importancia vital de la salud renal y destacar la necesidad de prevenir enfermedades renales. Bajo el lema “Salud renal para todos: promover el acceso equitativo a la atención y la práctica óptima de la medicación”, este día nos recuerda la función crucial que desempeñan los riñones en nuestro cuerpo para nuestra salud general y la necesidad de cuidarlos adecuadamente.

Los riñones son órganos vitales complejos cuya función principal es eliminar toxinas y el exceso de agua de la sangre, además de ayudar a controlar la presión arterial, a producir glóbulos rojos y a mantener los huesos sanos, así como controlar los niveles en el torrente sanguíneo de minerales y moléculas como el sodio y el potasio, además de ayudar a controlar la acidez de la sangre, entre otros.2

Lamentablemente, en México, un número significativo de personas enfrenta desafíos relacionados con la salud renal. La insuficiencia renal, también llamada enfermedad renal crónica (ERC), se refiere al daño temporal o permanente de los riñones que resulta en la pérdida de la función renal normal.

La hipertensión y la diabetes son las causas más comunes de enfermedad renal (aunque otros factores también pueden desencadenarla). La ERC puede ocurrir a cualquier edad, pero se vuelve más común con la edad y es más común en las mujeres. Una persona puede perder hasta el 90% de sus funciones renales antes de experimentar cualquier síntoma. La mayoría de las personas no presentan síntomas hasta que la ERC está avanzada.2

En estos casos, para reemplazar la función renal perdida, el trasplante renal se presenta como la mejor opción de tratamiento. En general, las tasas de éxito de los trasplantes son muy buenas. Los trasplantes de donantes fallecidos tienen una tasa de éxito del 85 al 90% durante el primer año. Esto significa que en este período, entre 85 y 90 de cada 100 riñones trasplantados siguen funcionando. Los trasplantes de donantes vivos tienen una tasa de éxito del 90 al 95%. El éxito a largo plazo es bueno para personas de todas las edades.2

Sin embargo, es importante destacar que los receptores de trasplantes requieren un cuidado especial y a menudo deben tomar medicamentos inmunosupresores (también conocidos como medicamentos anti-rechazo) de por vida para fomentar la aceptación del cuerpo del órgano trasplantado.

El sistema inmune del cuerpo está diseñado para buscar y destruir cualquier objeto extraño que encuentre en el cuerpo, como un órgano trasplantado. El proceso de destruir el órgano trasplantado es lo que llamamos rechazo. Éste ocurre conforme el sistema inmune del cuerpo responde a la presencia de este órgano. Sin embargo, en los receptores, esta respuesta inmune necesita ser suprimida para proteger al órgano trasplantado del rechazo.3

Actualmente hay dos tipos de terapia con medicamentos inmunosupresores:
• De inducción: Se inicia el día del trasplante y es de uso intravenoso. Tiene como objetivo prevenir el rechazo agudo y crónico durante las primeras semanas post-trasplante, denominándosele así por ser la más intensa y potente.
• De mantenimiento: Son los fármacos de uso oral que los pacientes trasplantados deben tomar a largo plazo (de por vida). Tiene como objetivo conseguir una buena función del injerto con la máxima supervivencia y calidad de vida del receptor.

Sin embargo, estos medicamentos también pueden aumentar el riesgo de infecciones y enfermedades, así como tener efectos secundarios a largo plazo, por lo que es fundamental contar con un seguimiento médico puntual y riguroso.

¿Qué medidas preventivas podemos tomar para cuidar nuestros riñones?

Las 8 reglas de oro2 para reducir el riesgo de desarrollar enfermedad renal son:

  • Mantenerse activo, evitando el sedentarismo.
  • Alimentación saludable, regulando el consumo de sal.
  • Control de nivel de azúcar en sangre.
  • Control de la presión arterial.
  • Ingesta adecuada de líquidos, aprox. 2 litros al día para una persona sana.
  • No fumar, pues hacerlo ralentiza el flujo de sangre a los riñones.
  • No tomar antiinflamatorios o analgésicos de venta libre con regularidad.
  • Revisión médica de la función renal si se tiene uno o más de los factores de alto riesgo: diabetes, hipertensión, obesidad y/o antecedentes familiares.

Sumándose a la conmemoración del Día Mundial del Riñón, Caritas Pharma, empresa farmacéutica con sede en India y con presencia en más de 20 países, incluido México, ofrecerá ponencias dirigidas a pacientes y familiares de la Asociación de Enfermos Renales y Trasplantados de Puebla A.C., así como a profesionales de la salud de la Asociación Mexicana de Enfermeras en Nefrología A.C. (AMENAC), con el objetivo de expandir conocimientos y fomentar apego al tratamiento, empoderando así a las personas para no abandonarlo.

Al educarnos sobre la importancia de la salud renal y tomar acciones preventivas, podemos trabajar juntos para reducir la carga de enfermedades renales en México y garantizar una mejor calidad de vida para todos.

También te podría gustar...