Una nueva vida: Audi en el Día Internacional del Reciclaje

Spread the love

La marca de los cuatro aros continúa trabajando en la reutilización de los denominados materiales post-consumo, que se recuperan de los vehículos al final de su ciclo de vida para reutilizarlos en la producción de nuevos vehículos. Además de utilizar materiales reciclados para algunos componentes en los productos. En el marco del Día Internacional del Reciclaje y como parte de la estrategia de sostenibilidad de Audi, la marca reafirma su compromiso sobre la manera en cómo se puede poner en práctica una economía circular altamente eficiente.

Audi se ha fijado el objetivo de lograr la neutralidad neta de carbono en toda la empresa para 2050. La compañía se compromete a garantizar la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de valor, asumiendo la responsabilidad de sus empleados, el medio ambiente y la sociedad, haciendo de la gestión sostenible una parte integral de todas sus decisiones y productos.

Economía circular: mantener los materiales en el ciclo sin pérdida de calidad

La economía circular es una alternativa a las economías lineales, que dependen principalmente de materias primas primarias de fácil acceso y energía de bajo costo. En términos simples, los dos conceptos difieren en el uso de los recursos. En una economía lineal, las materias primas se procesan una vez y se desechan después de su uso. Por el contrario, una economía circular funciona reprocesando las materias primas varias veces en su calidad original y reutilizándolas una y otra vez para la producción de bienes y materias primas. Los pasos clave en este enfoque incluyen el mantenimiento, la reparación, el reacondicionamiento y finalmente, el reciclaje de piezas y componentes. La economía circular se basa en la idea de que todas las piezas se pueden utilizar de forma sostenible, especialmente si están en funcionamiento durante el mayor tiempo posible y si se utilizan para su propósito de fabricación inicial sin ser recicladas. Entre otros beneficios, la reutilización de recursos valiosos puede ayudar a reducir nuestra dependencia de materias primas primarias críticas. También puede reducir la huella de carbono cuando el procesamiento de materiales usados resulta en menores emisiones que la producción de nuevas materias primas.

Por todas estas razones, Audi considera que el uso responsable de las materias primas es un aspecto central de la producción de automóviles orientada al futuro. El objetivo es desarrollar y producir vehículos de una manera más eficiente en el uso de los recursos y respetuosa con el reciclaje, mantenerlos en uso durante el mayor tiempo posible y reciclarlos en la mayor medida posible al final de su vida útil.

Después de la fase de utilización de un vehículo, sus materiales se devuelven a la cadena de valor, capturando más recursos clave en «ciclos cerrados» donde permanecen en uso y disminuyen la necesidad de nuevos materiales. En este empeño, Audi sigue un concepto holístico basado en los principios de reducir, reutilizar y reciclar.
Reducir: menos materias primas, fase de utilización más larga

El principio de reducción abarca medidas durante el proceso de producción y la fase de utilización posterior. Aquí entran en juego dos aspectos básicos: en primer lugar, el uso eficiente de los materiales y, en segundo lugar, la prolongación del ciclo de vida del producto, por ejemplo, mediante la reparación y el reacondicionamiento de vehículos. En las primeras etapas de desarrollo, se puede ejercer una gran influencia a través de la elección de los materiales. Cuando los vehículos se diseñan «desde cero» teniendo en cuenta la reciclabilidad de las materias primas, es más fácil definir el reciclaje de piezas más adelante.

El principio de reducción también se aplica en la producción y forma parte del programa medioambiental «Mission:Zero» de Audi. Un ejemplo de la logística de Audi: siempre que sea posible, se evita el embalaje. Y cuando sea necesario material de embalaje, es preferible utilizar recursos reciclables y/o renovables. A partir de 2030, el objetivo es aumentar la proporción de materiales de embalaje reciclables en los proyectos de vehículos nuevos a más del 90 por ciento.

Reutilización: permitir el uso continuo

El principio de reutilización abarca cuatro enfoques:
› Reacondicionamiento: Las piezas usadas se reelaboran y reacondicionan por completo.
› Reparación: Se reparan los daños en las piezas defectuosas, lo que permite su reutilización. Este aspecto está estrechamente relacionado con el principio de reducción: si es posible prolongar la fase de utilización de un automóvil a través de reparaciones, esto también reduce la dependencia de nuevas materias primas.

› Piezas usadas: En el futuro, los clientes de Audi tendrán acceso a un catálogo de piezas de repuesto para llevar a cabo reparaciones. Las reparaciones después de un accidente son un claro ejemplo. En el caso de los vehículos que han estado involucrados en un accidente, a menudo no es económicamente viable reemplazar todas las piezas dañadas por otras nuevas. Sin embargo, las piezas usadas más asequibles pueden hacer que las reparaciones sean una opción sensata. Esto da como resultado el uso continuo de vehículos que de otro modo habrían sido desechados.

› Remanufactura y segunda vida: El principio de reutilización es especialmente importante en el caso de los vehículos eléctricos, especialmente en lo que respecta a sus baterías de iones de litio. La eliminación prematura de las baterías no tiene sentido ni ecológico ni económico, ya que las baterías de alto voltaje pueden seguir utilizándose incluso después de años de uso en la carretera. Para ello, Audi persigue dos posibles objetivos de reutilización dentro del Grupo Volkswagen: en primer lugar, la re-fabricación, que implica seguir usando las baterías de alto voltaje en vehículos eléctricos. En segundo lugar, los llamados conceptos de segunda vida, que permiten que las baterías tengan una segunda vida durante años fuera de un vehículo eléctrico, por ejemplo, en la estación de carga rápida de un centro de carga de Audi (Charging hubs).

Reciclar: el fin como un nuevo comienzo

El principio de reciclado abarca las medidas que afectan a la producción de un vehículo y a la fase posterior al final de su vida útil, si ya no es posible la reutilización del vehículo o de sus componentes individuales. La idea es reutilizar la mayor cantidad de materiales posibles, preferiblemente de vehículos al final de su vida útil, como materiales secundarios, eliminando así prácticamente el downcycling.

El downcycling se refiere a los casos en los que la calidad de un nuevo producto fabricado con materiales reciclados es inferior a la del producto original. Audi tiene como objetivo evitar esta espiral descendente de la calidad de los materiales.

Como tal, la empresa adopta un enfoque doble para el reciclaje:

La recuperación de materiales secundarios de vehículos al final de su vida útil o fase de utilización (reciclaje al final de su vida útil). Estos vehículos se desmontan primero en sus componentes individuales, lo que permite la remanufactura de las materias primas usadas, idealmente sin pérdida de calidad.

El uso de materiales secundarios en el proceso de producción de vehículos nuevos. El objetivo es utilizar materiales secundarios siempre que sea técnicamente factible y tenga sentido desde el punto de vista ecológico y económico, de nuevo sin pérdida de calidad.

La compañía se centra en los materiales y componentes con el mayor impacto inmediato. Esto incluye aluminio, acero, plásticos, vidrio y componentes de baterías de alto voltaje.

Acero: Como parte de la «Estrategia de Economía Circular» de Audi, nos esforzamos por aumentar continuamente la proporción de materiales reciclados en los diversos componentes de nuestros vehículos. Por primera vez, Audi está utilizando chatarra de acero reciclada de productos utilizados por los consumidores finales (reciclados posconsumo) para producir un componente de carrocería, comenzando con el Audi Q6 e-tron. El material se utiliza para producir todas las variantes del exterior del techo y proporciona un primer vistazo de cómo se utilizará la chatarra de acero posconsumo en las futuras generaciones de vehículos.

Aluminio: Además de mantener los materiales secundarios posconsumo en un circuito cerrado, también se reciclan los materiales postindustriales. El objetivo principal en este sentido es reducir las emisiones de CO2. Con el Circuito Cerrado de Aluminio lanzado en 2017, Audi está demostrando el manejo responsable del aluminio. Los recortes de chapa de aluminio producidos en el taller de prensado se devuelven al ciclo del material. Al reciclar los residuos de aluminio de esta manera, la empresa utiliza hasta un 95 por ciento menos de energía para producir aluminio de lo que sería necesario para el aluminio primario.

Plásticos: Generalmente, los vehículos modernos contienen más de 200 kilogramos de diversos plásticos y compuestos plásticos. Con el proyecto PlasticLoop, Audi y el fabricante de plásticos LyondellBasell han establecido por primera vez un proceso que utiliza un material reciclado obtenido a partir de residuos plásticos mixtos automotrices a través del reciclaje químico en la producción en serie. Para el Audi Q8 e-tron, Audi utiliza componentes relevantes para la seguridad producidos con un proceso de reciclaje, por ejemplo, las fundas de plástico para las hebillas de los cinturones de seguridad. El tipo de reciclaje utilizado aquí es otro proceso además del reciclaje mecánico y físico: el reciclaje químico. La marca de los cuatro aros se ha asociado con el Instituto Fraunhofer para investigar el reciclaje químico en un proyecto piloto, cuyo primer paso disuelve el plástico con disolventes. Varios pasos adicionales del proceso y el secado dan como resultado un granulado de plástico de alta pureza con calidad de producto nuevo.

Vidrio: Junto con Reiling Glas Recycling, Saint-Gobain Glass y Saint-Gobain Sekurit, Audi ha demostrado con su proyecto GlassLoop cómo los ciclos de materiales se pueden incluir en la producción en serie. Las empresas asociadas y Audi probaron cómo producir nuevos parabrisas a partir de cristales defectuosos. Desde septiembre de 2023, los parabrisas fabricados con material reciclado se utilizan para la producción en serie del Audi Q4 e-tron, donde se utiliza vidrio fabricado con hasta un 30 por ciento de materiales reciclados procedentes de cristales de automóviles dañados para los parabrisas. En cooperación con sus empresas asociadas, Audi es el primer fabricante de automóviles premium en establecer un ciclo de vidrio de este tipo.

Baterías: En todo el Grupo, Volkswagen AG está trabajando en un concepto de reciclaje de baterías. Volkswagen también está explorando asociaciones estratégicas con numerosos actores en la cadena de valor de las baterías para cerrar el círculo de manera integral para el Grupo. El objetivo es la recuperación industrializada de materias primas valiosas como el litio, el níquel, el manganeso y el cobalto en un circuito cerrado, además de aluminio, cobre y plástico. Con este fin, Volkswagen Group Components inauguró a principios de 2021 la primera planta piloto del Grupo para el reciclaje de baterías de alto voltaje en la planta de Salzgitter.

Reciclaje de vehículos al final de su vida útil: Con el proyecto conjunto MaterialLoop, Audi dio los siguientes pasos hacia el cierre de los ciclos de materiales en 2022 y 2023. Junto con 15 empresas asociadas de los sectores de investigación, reciclaje y suministro, la marca de los cuatro aros investigó la reutilización de materiales posconsumo de 100 vehículos al final de su vida útil para producir nuevos vehículos. La atención se centró en probar la reciclabilidad del acero, el aluminio y el plástico.

A diferencia de la reutilización de materiales secundarios postindustriales, como los recortes de los procesos de producción, el procesamiento de materiales reciclados posconsumo (como los obtenidos de los vehículos al final de su vida útil) es más difícil. Los vehículos al final de su vida útil contienen una variedad de materiales mixtos que primero deben separarse y remanufacturarse en pasos sucesivos que requieren mucho tiempo, como el desmantelamiento, la trituración y la reclasificación (lo que se conoce como tecnología posterior a la trituración). El proyecto piloto probó la viabilidad técnica de este bucle y tuvo éxito: a través del proyecto, Audi pudo reutilizar más del 60 por ciento del aluminio y más del 85 por ciento del acero obtenido de los vehículos al final de su vida útil para la producción de vehículos nuevos.

Esto confirma la viabilidad técnica del enfoque. En el proyecto sucesor (fecha de inicio: agosto de 2023), Audi está desarrollando un modelo de negocio que implementará el concepto técnico en el futuro a mayor escala.

La marca de los cuatro aros continúa trabajando en investigaciones y programas a nivel local y mundialmente para una gran aportación en términos de sustentabilidad.

También te podría gustar...