Trasplantes de órganos: regalos de vida y esperanza

Spread the love

El Día Mundial del Paciente Trasplantado, conmemorado el 6 de junio desde el 2006 por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS)2, es una fecha dedicada a celebrar y apoyar a los sobrevivientes que han recibido un trasplante de órganos, tejidos o células. También para recordar la importancia de la donación y la necesidad de fomentar una cultura de solidaridad y generosidad que puede salvar innumerables vidas.

Durante este 2024, se han reportado en el país 20,196 pacientes en espera de un trasplante, superando notablemente los 2,381 trasplantes realizados, siendo este el panorama específico:

  • En espera: 16,744 trasplantes de riñón; 3,195 de córnea; 218 de hígado; 23 de corazón; 6 de hígado-riñón; 3 de riñón-páncreas; 3 de páncreas; 2 de corazón-riñón; 1 de pulmón y 1 de corazón-pulmón.
  • Realizados: 1,210 trasplantes de córnea; 1,036 de riñón; 107 de hígado; 14 de corazón; 5 de pulmón-pulmón; 4 de hígado-riñón; 3 de riñón-riñón y 2 de pulmón.

Con motivo de esta importante fecha y ante este escenario, el Dr. Andrés Beck Magaña, médico cirujano y gerente médico de Caritas Pharma, menciona: “El trasplante de órganos es uno de los logros más notables de la medicina moderna. Ha permitido salvar y mejorar la calidad de vida de miles de personas con enfermedades crónicas o terminales en todo el mundo. Sin embargo, el éxito de un trasplante no se limita a la cirugía. La terapia con inmunosupresores juega un papel crucial en la supervivencia y bienestar a largo plazo de los pacientes trasplantados”.

Los inmunosupresores, también conocidos como medicamentos anti-rechazo, permiten que el cuerpo receptor acepte el nuevo órgano como propio, reduciendo significativamente las complicaciones postoperatorias, esencial para el éxito del procedimiento. Es fundamental que los pacientes trasplantados sigan rigurosamente su régimen de inmunosupresores y mantengan un seguimiento médico constante para asegurar una vida plena y saludable.

Las terapias con inmunosupresores pueden ser de inducción, de uso intravenoso, para prevenir el rechazo agudo y crónico durante las primeras semanas post-trasplante, o de mantenmiento, de uso oral, que deben tomar a largo plazo para conseguir una buena función del injerto con la máxima supervivencia del receptor.

“La terapia inmunosupresora que se va a administrar se determina evaluando varios factores, donde uno de los más importantes es el grado de compatibilidad entre receptor y donante. Es decir, cuando la compatibilidad es mayor, se requiere inmunosupresores diferentes en algunos casos, o menores dosis, ya que habrá menor incidencia de rechazo”, explica el Dr. Beck Magaña.

Aunque cada órgano tiene sus propios protocolos, los factores en general a considerar para determinar la compatibilidad son:

  • El órgano mismo. Es el factor más importante. Algunos órganos pueden vivir fuera del cuerpo humano por más tiempo que otros.
  • El grupo sanguíneo.
  • La talla del paciente.
  • La gravedad del paciente.
  • La distancia entre el hospital del donante y el hospital del receptor.
  • El tiempo en la lista de espera.
  • Disponibilidad del paciente (si no lo pueden contactar o si tiene una infección u otro problema que impide que le hagan el trasplante).

“Si has tomado libremente la decisión de donar tus órganos ya sea en vida o después, comunícalo a tu familia, seres queridos y personas cercanas a ti para que se respete tu voluntad. Hagamos conciencia en el marco de esta fecha para regalar vida y esperanza a nuestros semejantes”, puntualiza el Dr. Andrés Beck.

También te podría gustar...