Vinos Santa Julia se renuevan con una imagen elegante y de vanguardia

Julia es la única hija de José Zuccardi. Creada en su honor, Santa Julia representa el compromiso para alcanzar los niveles más altos de calidad, mediante prácticas sustentables que contribuyan al cuidado del medio ambiente y siendo útiles para la comunidad en que vivimos.

Santa Julia comienza sus exportaciones en el año 1991, a partir de entonces, comienza un crecimiento continuo en diferentes mercados. Actualmente, tiene presencia en más de 45 países.

Como toda familia, crece y se desarrolla, incorpora nuevos miembros, estrecha lazos y abraza a una comunidad que forma parte de una historia común. Desde esa mirada, el trabajo pasa a ser una pasión que siempre se propone llevar al consumidor el mensaje de calidez y la oportunidad de compartir que está presente en cada copa de vino.

Es por esto que Santa Julia renueva su compromiso con los consumidores y, fiel a sus valores de calidad e innovación constante, se reinventa para seguir apostando al crecimiento.

Con una imagen renovada que recupera la tradición y su nuevo tagline, la bodega busca acercarse al consumidor para brindarle la posibilidad de sentirse cómodo a la hora de elegir Santa Julia varietal. El trabajo estratégico de reposicionamiento de marca piensa en el momento de llevar un varietal a la mesa para compartir con amigos, familia, pareja o socios.

Cuando la idea de renovación se combina con el concepto de tradición, es posible revitalizar una marca sin perder de vista sus orígenes. Ese es el punto de partida desde donde se delineó el cambio de imagen de Santa Julia Varietal que forma parte de una estrategia de cambio integral de posicionamiento en el mercado.