Sarah Brightman ofrece un mágico concierto en la Arena Ciudad de México

La extraordinaria soprano británica Sara Brightman, ofreció un concierto lleno de fantasía musical en la Arena Ciudad de México el 22 de octubre, donde una vez más demostró su indudable talento.

La mágica velada que transportó a los asistentes a un mundo de fantasía por medio de la melodiosa voz de la soprano comenzó en punto de las 21:15 horas, cuando las luces del recinto se apagaron y el escenario se iluminó con con pequeñas luces que simulaban ser velas, mientras los coritas y la orquesta subían al escenario para enseguida recibir a Sarah quien con un vestido rojo y una tiara entonaba perfecto con el aire de fantasía que daba el show, comenzando a interpretar Fleurs Du Mal.

Siguieron canciones como Dust in the wind y Nella fantasia para así dar paso a una interpretación especial, ya que esta noche no podía continuar sin que Sarah sorprendiera a sus fans con un tema en español siendo Hijo de la Luna de Mecano la elegida

Llego la hora de que el primer invitado de la noche apareciera en el escenario, dandole una calurosa bienvenida al estadounidense Jay Dref quien la acompañó para la interpretación de Canto della terra y después dejo sorprendidos a los asistentes con su interpretación de The music of the night, mientras Sarah cambiaba de vestuario

El segundo invitado especial llegó al escenario siendo el talentoso pianista japonés Yoshiki Hayashi quien acompaño a Sarah en Miracle para después deleitar al público con su interpretación de Anniversary Piano Concerto, demostrando porque es tan aclamado en su país de origen.  Sarah regreso al escenario con la interpretación de Nessun Dorma lo que daba pasa al intermedio del show que terminada con una ovación de pie por parte del público.

Tras 15 minutos de intermedio se avecinaba el inicio del fin de esta mágica noche, donde Sarah interpretó Hymn Overture, Harem y What a Wonderful World, para después compartir escenario con el rumano Narcis quién la ha acompañado en otras ocasiones de gira, para esta vez interpretar al unísono Barcarolle.

Narcis se quedó sólo en el escenario para una excelente interpretación Le Temps de cathédrales, para darle paso a Sara para regresar al escenario a lo que parecía era el inminente final con la esperada por muchos Phantom of the opera y lo que parecía su despedida del escenario con Time to say goodbye, bajando del escenario, aunque el público no paraba de aclamar por otra melodía,

Las luces del escenario seguían apagadas y los tres invitados especiales fueron subiendo uno por uno hasta que Sarah también regresó al escenario para interpretar en conjunto A question of honor y finalmente interpretando en solitario Ave María donde el público entre gritos y ovaciones que durando algunos minutos despidieron a la británica que sin duda se fue emocionada por esta maravillosa noche.