Tenoch Huerta impresiona en “Wakanda por siempre”

“Wakanda Forever”, la secuela de “Black Panther”, estrena este fin de semana en México y el mundo, bajo la dirección de Ryan Coogler y los protagónicos de Tenoch Huerta, Letita Wright y Lupita Nyongo. Basada en los cómics de Marvel, la cinta presenta nuevos personajes en el UCM, destacando “Namor” (Huerta), el antihéroe que pondrá de cabeza el luto que viven los “wakandianos” tras la muerte de su rey, “T’Challa” (Chadwick Boseman, actor que falleció en la vida real en 2020). Debido al hallazgo del codiciado metal “vibranium” en el reino prehispánico de “Namor” se desatará una serie de intrigas internacionales sobre la existencia de una nación submarina con el poder de arrasar al mundo.

 

Así, se suscitará un encontronazo entre “Namor” y la reina de “Wakanda”, “Ramonda” (Angela Bassett), por entablar una relación diplomática entre ambos que haga frente al resto del planeta. Mientras tanto, la hermana menor de “T’Challa”, “Shuri” (Letita Wright), lidia con la pérdida de su consanguíneo, amén que podría ser la sucesora (¿o no?) del manto de “Black Panther”, la entidad superheroica protectora de “Wakanda”.  A lo largo de los 160 minutos que dura la película, destaca el desarrollo de “Namor” y su historia de origen, que, a diferencia del cómic (conocido como el rey de los atlantes), encuentra un nuevo inicio en suelo maya, en tiempos de la conquista española, enriqueciendo al personaje y a sus esbirros, “Namora” (Mabel Cadena) y “Atuma” (Alex Livinalli).

 

“Wakanda por siempre” es interesante gracias a “Namor”, sin embargo, resulta tediosa, deambulando entre un homenaje a Boseman y un intento de ensamble actoral por parte de los histriones que interpretan a los “wakandianos”. Ni Wright ni Nyongo ni Bassett logran asumir un rol protagónico intenso, mucho menos la debutante del UCM, Dominique Thorne (“Riri Williams”), lo que complica la trascendencia del público por estos paladines. Por otro lado, se agradece que el filme atenúe la comedia de otras producciones de Marvel-Disney y se centre en el drama sobre “T’Challa”. Inconsistente y con los típicos agujeros de guion de una película sobre súper-héroes, “Wakanda Forever” navega entre el tedio y la prolongación de un universo cinematográfico al que ya le escasean las ideas. Sin embargo existe un subtexto un tanto filoso que promueve una imposibilidad de alianza entre minorías (negros y latinos).