Importante fomentar el estudio de la Biología en México

El 25 de enero de 1961 se fundó el Colegio de Biólogos de México por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional y es en ese día que se celebra el día del Biólogo, dada la trascendencia de la biodiversidad en este país, y la relevante función de los profesionistas dedicados a la Biología, al estudiar y analizar las diferentes formas de vida en el planeta a través de conocer los patrones y procesos.

En este sentido, Norma Hernández Camacho, coordinadora de la Licenciatura en Biología, que oferta la Facultad de Ciencias Naturales (FCN) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), aseguró que es de vital importancia poner atención a toda la variedad natural que existe en territorio mexicano que, en su geografía, tiene una gran biodiversidad.

“La importancia biológica de México es muy alta, por lo tanto, es necesario que existan profesionistas que se dediquen a trabajar y estudiar con ella. De hecho, el lema de la Lic. en Biología es ´Por el estudio, desarrollo y conservación de la vida´, con el cual somos formados los egresados de la licenciatura”, expresó la Coordinadora, quien añadió que, a lo largo de los últimos años, ha incrementado el número de jóvenes que solicitan entrar en esta carrera que se desarrolla en la teoría, el laboratorio y en campo.

Al respecto, expresó que uno de los retos actuales que tienen los biólogos es hacer entender a los gobiernos que las formas de vida existentes en sus regiones son importantes por sí misma, no porque tengan un valor monetario; aseguró que, en algunos casos, de no existir algunas de esas especies, el ecosistema corre riesgos, pues son estructuras altamente complejas.

“Lograr esa comprensión de parte de los tomadores de decisiones con respecto a que la naturaleza merece un respeto por sí misma, no porque me va a significar dinero, pues su misma existencia a mí me beneficia: me beneficia en mi salud, en mi bienestar como ser humano y en la sobrevivencia de las futuras generaciones”, agregó.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer y el trabajo profesional en el tema de la Biología no se detiene, para Hernández Camacho, una de las mayores satisfacciones que ha tenido como especialista y docente en esta materia ha sido poder fomentar entre sus alumnos el interés por estos temas y saber que se están formando universitarios comprometidos con el planeta.

“Principalmente, la formación de nuevas y nuevos biólogos. La docencia es una de las áreas más demandadas dentro de nuestra carrera y en el momento en el que notas la expresión de tu alumno, que está comprendiendo el porqué de la importancia de cierto proceso o de cierta especie, ese momento del chispazo, por así decirlo, ha sido algo sumamente gratificante y ver cómo van madurando en esta carrera”, expresó.

Por último, invitó a las y los estudiantes de Biología a no rendirse, que continúen estudiando y amando la vida, pues será a través de sortear obstáculos y aprender de los resultados negativos, que pueden salir adelante en una Licenciatura que demanda los mejores perfiles mental y académicamente.

Algunos de los más ilustres biólogos que han dejado huella en México son: Helia Bravo Hollis, pionera en los estudios taxonómicos de las cactáceas; el científico Alfonso L. Herrera, precursor del Instituto de Biología de la UNAM y fundador del Zoológico de Chapultepec; Faustino Miranda, cofundador del Jardín Botánico de la UNAM; Gonzalo Halffter, fundador del Instituto de Ecología; y Alfredo Barrera, fundador del Consejo Nacional para la Enseñanza de la Biología, entre otros.