Prepara tu propio caldo de zorra

El Estado de Guanajuato cuenta con una tradición gastronómica de más de 50 años que es preservada por las manos de las cocineras tradicionales a lo largo y ancho de la entidad. La variedad de platillos es tan peculiar que seguro no te imaginas que existe un caldo de zorra, pero no te espantes, aquí te contamos todo sobre este singular platillo guanajuatense, que NO se hace con ese animal.

Comenzaremos por contarte que el caldo de zorra es típico del municipio de Manuel Doblado, ubicado al suroeste de Guanajuato, se trata de un platillo con orígenes prehispánicos hecho a base de diversos vegetales, pero el principal es el xoconostle. Dicho lo anterior, te preguntarás ¿Por qué se llama caldo de zorra? Pues bien, este platillo recibe su nombre ya que el ingrediente principal del caldo caía naturalmente del nopal y era comido por los animales del campo, uno de ellos, las zorras; de ahí el nombre que se le dio a este guiso tradicional.

Preparar un delicioso caldo de zorra es sumamente sencillo, así que saca pluma y papel para anotar todos los detalles.

Lo primero que vamos a necesitar es:

  • 2 xoconostles
  • 220 gramos de queso fresco
  • 1 litro de caldo de res
  • 2 chiles anchos (desvenados y sin semillas)
  • 1/4 de cebolla
  • 1 jitomate
  • 1 rama de cilantro
  • 1 diente de ajo
  • 20 gramos de manteca de cerdo
  • sal y pimienta al gusto

Ya con los ingredientes en la mano, pon atención que así se prepara el caldo de zorra:

En una olla vas a freír el ajo, cebolla y jitomate con la manteca de cerdo; cuando la cebolla comience a cambiar de color y volverse transparente agrega el caldo de res. Después incorpora a la olla los chiles, queso, cilantro, xoconostle y sazona con sal y pimienta al gusto. Tapa la olla y deja que los ingredientes se cocinen por unos minutos a fuego bajo.

Cuando los ingredientes estén perfectamente cocidos, está listo para servir y disfrutar.

¿Qué es el Xoconostle?

Se trata de un fruto que nace de una variedad del nopal, su nombre proviene del náhuatl “xococ”, que significa agrio y de “nochtl”, tuna, es decir: tuna agria. El Xoconostle tiene un sabor similar al de la tuna, pero no dulce, sino como su nombre lo indica, agrio. Cabe destacar que el consumo fresco de este fruto aporta al organismo importantes cantidades de fibra, minerales, vitamina C y antioxidantes.