Un garaje con dos Porsches de cuatro cilindros

¿Sabía que en 2023 el Porsche 356 C cumple 60 años? Creemos que es un cumpleaños que todavía merece mucho la pena celebrar, incluso en un año con tantas otras cosas. Este magnífico ejemplar lleva más de la mitad de su vida en un garaje de Bielefeld, y recientemente se ha mudado con él un Porsche 912. Dos cuatro cilindros compartiendo garajes: parece el argumento de una comedia sobre coches, pero en realidad hay una buena historia detrás de todo esto.

¿Pero estaba bien que un segundo Porsche se pareciera a su predecesor? Esta era una de las preguntas clave cuando expertos como Erwin Komenda pensaban en el estilo de Porsche a mediados de siglo, justo antes de que despegara la Era Espacial. Aunque los diseñadores de motores pronto se dieron cuenta de que un motor de seis cilindros «a la antigua» con árbol de levas central los llevaría por mal camino, tardaron un tiempo en alejarse de ciertos diseños que, aunque no podían negar sus genes 901, seguían pareciendo algo toscos.

Fue la decisión de fabricar un biplaza casi puro, con dos asientos plegables en la parte trasera, la que les mostró el camino a seguir. Eso hizo posible que la línea del techo trasero descendiera en línea recta. Una característica de diseño que se vio recompensada con un éxito de ventas en todo el mundo durante ese periodo. En sus memorias, Ferry Porsche habla de un «mandato» que ordenó al darse cuenta de que los diseños del sucesor del 356 carecían cada vez más de la sutileza de aquel coche.

El fundador de la marca Porsche confió a su hijo la tarea de dar con la nota adecuada en el diseño. F. A. no tardó en darse cuenta: «Es más fácil trabajar para otras empresas que para la propia».

Al final, tras muchas variantes, se creó el Tipo 901, que sigue siendo un ícono hasta nuestros días. Dele a un niño un trozo de papel y pídale que dibuje un coche deportivo. Muy a menudo, el resultado será un Porsche. Todo podría haber salido muy bien con este nuevo coche, pero había dos problemas. El aumento de precio del Porsche 356 1600 SC Coupé (16,450 marcos alemanes) sobre el 911 era bastante pronunciado: 5,450 marcos alemanes más (hasta un total de 21,900 marcos alemanes). Faltaba un eslabón en la cadena que unía el viejo mundo con el nuevo. Una de las razones era que a algunos fans de Porsche no les gustaba el motor de seis cilindros y preferían el original plano de cuatro cilindros.

Aquí empieza la historia de Peter Ellinghorst y su idilio plateado.
Aquí es donde entra en juego el Porsche 912. Contaba con el diseño y la tecnología del nuevo Porsche, pero estaba equipado con el apreciado motor de cuatro cilindros de su predecesor, todo ello por 16,250 marcos alemanes en 1965. Era un puente entre dos modelos. Un puente con el carisma necesario como para seducir a quienes se habían enamorado del Porsche 356. Aquí comienza la historia de Peter Ellinghorst y su idilio con dos Porsches similares pero diferentes.

«Como un jet sobre ruedas» dice en el álbum de fotos que empieza con el nacimiento de Peter y termina con una foto de padre, hijo y el 356. Fue el día en que presentó el coche restaurado a sus padres. «Mi madre me regaló el álbum cuando aprobé el examen. Mis padres sabían lo mucho que había trabajado durante las vacaciones para hacer realidad mi sueño: comprarme un Porsche 356», dice Peter. Acabé con un C que necesitaba cierta restauración. El dinero para una restauración profesional (para los estándares de la época) había sido ya destinado cuando firmó el ansiado contrato de compra el 22 de mayo de 1991.

Aquel delgado veinteañero es ahora un experimentado director general en plena flor de su vida. El 356 fue su coche de boda y es un miembro muy querido en la familia. La historia podría muy bien acabar aquí… y todos vivieron felices para siempre. Pero a veces surge el deseo de que haya más. Durante mucho tiempo, Peter había querido tener un juguete que acompañara a su fiel 356, uno que pudiera hacer el mismo trabajo que su primer Porsche y aguantar las mayores distancias de un rally o unas vacaciones….

Como un adorno: un Porsche 912
La búsqueda le llevó a los Países Bajos, donde un prometedor anuncio en Internet de un Porsche 911 se arrugó en el mundo real hasta convertirse en un montón de óxido pintado. Pero eso no era todo: allí, entre los muebles del jardín, como si fuera un adorno, había un coche accidentado que resultó ser un Porsche 912. Uno vehículo que el concesionario quería deshacerse cuanto antes… Los daños en la parte delantera derecha no eran bonitos, y el óxido era realmente malo. Sin embargo, este reimportado de EE.UU (con una de las muy buscadas matrículas negras californianas) resultó estar en buenas condiciones mecánicas.

«El coche se estrelló hace años en Estados Unidos. Pero para que haya sobrevivido todo este tiempo, las partes inferiores deben de estar bien», supuso Peter Ellinghorst, y tenía razón…

El segundo punto importante era que, aparte de algunos trabajos de reparación relativamente insignificantes, el Porsche 912 estaba intacto: bien cromado, buenas puertas, herrajes originales, revestimiento del techo y equipamiento interior originales, motor y caja de cambios con números coincidentes. En la plantilla de realineación del chasis todos los puntos de ubicación se alineaban perfectamente, y la carrocería no estaba abombada. Era la base perfecta para una restauración, pero también una que requeriría algo de trabajo.

Este Holandés-Estadounidense fue trasladado a Westfalia Oriental, donde Peter pudo comparar el 912 y el 356 C con fascinación. «Es asombroso cuántas cosas son iguales», señala. Todo el sistema de frenos, las llantas (que Peter sustituyó por unas Fuchs de 14 pulgadas de la primera generación), los retrovisores exteriores e interiores, el motor y muchas piezas menores eran idénticas entre los dos coches. Así surgió la idea de pintar los dos coches del mismo color.

¡Este hombre es ambicioso!
En el caso del 356, Peter se había decidido, a principios de los noventa, por un color Jaguar, el plata satinado, que adorna muchos de los clásicos ingleses. «Es un poco más oscuro que el plata Porsche de entonces, e incluso tiene un ligero tinte verde», explica Peter. Si hubiera elegido una pintura original, no le habría hecho justicia al cromo». El color es demasiado acerado. Así que volvimos a examinar los colores de cerca. Peter se encargó del desmontaje y montaje con su amigo Peter Neitzel, en el granero de Neitzel. «Peter es todo un profesional y yo estoy en mi segundo año,” dice Peter 1 de Peter 2.

La sonrisa de este último dice, modestamente, que se trata de un halago. Pero cuando habla del autobús Samba que está soldando de arriba a abajo, con los ojos brillantes, todo queda claro: ¡este hombre tiene ambiciones! Y esto es igualmente evidente en el Porsche 912, que, a pesar de su carrocería, pintura, tapizado interior, el trabajo en el motor y la revisión de la transmisión en talleres expertos, fue acabado con una precisión impresionante por parte de ambos Peters.

Dos Porsche plateados, separados por toda una generación de diseño, pero que tienen muchas partes en común. Además, se fabricaron con sólo dos años de diferencia (1964 y 1966).

¿Cómo se comparan cuando se conducen? Peter Ellinghorst inclina la cabeza de un lado a otro. «Difícil de decir. Treinta años después de su restauración, el 356 ya no está fresco. Por eso, la precisión del 912 es un poco engañosa. Sin embargo, el 912 tiene mejor chasis y dirección. Y el 912 es más vivo, obviamente, con su potencia y una más moderna caja de cambios de cinco velocidades. Sin embargo, al final, las diferencias son menos de las que uno pudiera esperar. Asientos y posición, frenado. Ese sonido característico. “Ambos son Porsche, totalmente inconfundibles – y listos para ser usados a diario». A Peter le gustaría volver a restaurar el 356 con Peter pronto. Y con mayor precisión que en la década de los 90. Sólo entonces sabrá lo estrechamente relacionados que están estos dos coches de cuatro cilindros.