Mocedades ofrece nostálgico concierto

Spread the love

Por Mariana Vázquez

La agrupación española, Mocedades, celebró ayer un concierto extraordinario en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, que recorrió los éxitos más destacados de la trayectoria de este grupo vocal, además que interpretó diversos covers de música popular mexicana y española. La intensa y nostálgica velada inició a las 19:10 horas cuando la primera voz de Los Panchos, Rafael Basurto Lara, abrió el telón cantando Historia de un amor.

Entre vítores para el nonagenario intérprete, Don Rafael Basurto presentó inmediatamente Tus besos y Rayito de luna, para dar paso a Caminemos y Obsesión, después realizó un medley que incluyó La última noche y Cuando se quiere de veras. Para ese momento el casi abarrotado escenario de avenida Reforma quedó invadido por una placidez y un dejo de romanticismo.

Nuevamente, la audiencia tributó loas al escuchar las primeras notas de Bésame mucho, Piel canela y Quizás, quizás, quizás. Prosiguió con un clásico de Luis Miguel y Armando Manzanero, Por debajo de la mesa, momento coreado hasta lo más profundo de los corazones de los asistentes.

Después, Mocedades saltó al escenario agradeciendo a Basurto, y por repetida vez sobrevino la emoción. Los ibéricos abrieron con El vendedor, Mi pequeño talismán, Qué va a pasar mañana y la clásica de clásicas, Tómame o déjame. Interpretaron también Secretaria, y luego, en compañía de Izaskun Uranga, La original.

En el candor del romance, los españoles siguieron con Desde que te has ido, Después de 50 años, Dónde estás corazón, Quien te cantará, México en la piel, No volveré, El andariego, La otra España, Le llamaban loca y Eres tú.

Un momento enloquecedor prendió al monstruo de mil cabezas con Amor de hombre. Las luces de los celulares no paraban de moverse lentas de un lado a otro homenajeando la velada.

Eran más de las 21:00 horas cuando Mocedades cerró su concierto, magistralmente entonando Esta tarde vi llover y Contigo aprendí. Finalizaron con Adiós amor. Cerca de las diez de la noche, el concierto culminó, dejando en los presentes una sensación de amor, tan necesaria en nuestros tiempos.

También te podría gustar...