Se busca hacer de la salud mental y el bienestar una prioridad social

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, especialistas hicieron un llamado a atender a las enfermedades mentales sin estigmas y a hacer de la salud mental y el bienestar una prioridad global y social.

Para esto se llevo a cabo una conferencia convocada por Lundbeck, farmacéutica de origen danés para hablar acerca del impacto de la salud mental en México, en donde participaron la Dra. Yolanda Pica, médico psiquiatra y maestra en psicoterapia, el Dr. Edilberto Peña de León, médico neuropsiquiatra y Director del Centro de Investigaciones del Sistema Nervioso (CISNE), Sara Montero, directora general de Lundbeck MAC y Kim Hojklund Christensen, Embajador de Dinamarca en México.

De acuerdo con la Primera Encuesta Nacional de Bienestar Autoreportado 2021 del INEGI, 15.4% de la población reportó haber tenido síntomas de depresión, sin embargo, entre las mujeres la proporción es un tanto más alta, alcanzando 19.5% con síntomas depresivos. En lo referente a síntomas de ansiedad se captó que 19.3% de la población adulta tiene síntomas de ansiedad severa, mientras otro 31.3% revela síntomas de ansiedad mínima o en algún grado.

Durante la conferencia, la Dra. Yolanda Pica hablo acerca de los estigmas que se tiene sobre la salud mental, ya que estigmatizar a una persona que presenta una condición de salud mental puede llevarla a tener una baja autoestima y una menos calidad de vida.

Calificar a las personas con alguna condición dentro de estigmas como: extravagantes, ser inestables, impredecibles, peligrosos, no tener la capacidad para hacer las cosas o depender de alguien más, genera que las personas tengan resistencia a buscar ayuda médica así como aislamiento por temor al rechazo y la falsa creencia que nunca podrán superar los desafíos de la vida.

Debido a esta clase de estigmas en México menos del 20% de quienes sufren un trastorno afectivo buscan algún tipo de ayuda, tardan hasta 14 años en hacerlo. Al buscar la ayuda sólo el 50% recibe el tratamiento mínimo adecuado, siendo cifras preocupantes. Por esto es importante el romper estos estigmas con personas que sufren de alguna enfermedad mental como depresión, bipolaridad, ansiedad, entre otras.

Por su parte el Dr. Edilberto Peña de León explicó como la pandemia de COVID-19 ha generado una crisis mundial de salud mental, alimentando el estrés a corto y largo plazco así como socavando la salud mental de millones de personas. El aumento de los trastornos de ansiedad y depresión ha sido de más del 25% durante el primer año de la pandemia.  Los trastornos mentales son la principal causa de años perdidos por discapacidad y representan uno de cada seis casos de años perdidos por discapacidad en el mundo.

Es por esto que las iniciativas nacionales de de fortalecimiento de la salud mental no deben limitarse a proteger y promover el bienestar mental de todos, sino también atender las necesidades de las personas que padecen afecciones de salud mental. La atención de salud mental de base comunitaria debe proporcionarse mediante una red de servicios interrelacionados que comprendan servicios de salud mental integrados en los servicios de salud generales así como servicios que brinden atención de salud mental en los servicios sociales y entornos no sanitarios, como la protección infantil, los servicios de salud escolar y las prisiones.